Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Espectáculos

“Para mí no fue amor”: El difícil momento de Julieta Prandi

La modelo habló de su complicado divorcio en el programa de Susana Giménez.

Este domingo 17, Julieta Prandi habló de su divorcio en el programa de Susana Giménez. La modelo transitó un momento muy difícil en su vida. Claudio Contardi, el padre de sus hijos, Rocco y Mateo, ejercía violencia familiar contra ella por lo que tuvo que recurrir a la justicia. Confía en que el caso avanzará rápidamente.

Como informó El Intransigente, la modelo dijo: “Entre el 2000 y el 2004 tuvimos un primer noviazgo y después nos reencontramos en 2008. Al año siguiente nos fuimos a vivir juntos. Yo estaba realmente enamorada de él, lo mejor de esta relación son mis hijos. Trabajé desde muy chica. En 2009 me compré mi propia casa con todo mi esfuerzo. En ese momento él se vino a vivir con su hijo Ezequiel y en 2010 quedo embarazada de mi primer hijo, Mateo“.

Siempre fui muy confiada y accedí a darle el 50 por ciento de mi departamento. Después me entero que lo había puesto a nombre de Ezequiel. Yo me casé unos meses después y por eso la escritura de la casa está a nombre de su hijo y de su madre. Ahora vive Ezequiel en mi casa. Incluso le firmé un súper poder para administrar todos mis ingresos: sueldos, pagos, cobros. Porque entre la maternidad y el trabajo no podía hacerme cargo de todo. Once años lo tuvo y podía hacer lo que quería con mi dinero. En resumen, es violencia económica todo esto”, agregó.

“Yo descubro algo nuevo todos los días. No creo que él me haya amado. Tengo cada vez más pruebas de que nunca fue así. Aguanté y aguanté hasta que ya no pude más. Había cosas peligrosas. El amor se te va después de todo lo que viví, eso no es amor. Tuve que pedir un crédito para poder alquilar porque de mi casa me fui con lo puesto y mis hijos. Ese día fue tenso. Lo material lo vuelvo a reconstruir, pero mi libertad no tiene precio“, relató sobre el drama que vivió con su ex.

Para finalizar su descargo declaró: “Mi hijo Mateo, con sus ocho años, entiende y cuenta todo. Él estuvo desde marzo hasta octubre guardando silencio sobre todo lo que pasaba con su papá. Ninguno de mis dos hijos pueden pernoctar en la casa de mi ex, tiene un régimen de visitas. Por otro lado, desde marzo está firme la cuota alimentaria y no la cumple porque no se le puede notificar desde la Justicia, en su casa no tiene timbre”.