Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

El País

El humo de Australia llegó hasta Argentina

El fenómeno se observó en distintas provincias.

Desde hace varias semanas, Australia está sufriendo por los incendios forestales. Los bomberos de aquel país y de distintas naciones están trabajando sin parar para poder sofocar el fuego. Este lunes, seis de enero, el humo de esta catástrofe llegó a Argentina, mediante una nube tenue que recorrió aproximadamente unos 12 mil kilómetros.

El país oceánico vive momentos de mucha tensión y los incendios vinieron productos de temperaturas altas y una larga temporada de sequías. En la actualidad, el fuego está en la zona de la costa oeste y sur de Australia. Los mismos no solo están afectando a los humanos, si no que también a los animales como los koalas, que están en peligro de extinción.

El incendio es de tal magnitud, que el humo llegó hasta Argentina. Los expertos en la materia informaron que la nube no genera efectos nocivos para la salud de los habitantes, quienes indicaron que una vaguada (una depresión barométrica que penetra entre dos zonas de alta presión) habría servido de conducto a través del cual la humareda cruzó el Pacífico hasta el continente suramericano.

Las partículas entraron a nuestro país provenientes del océano Pacífico y por esta razón las provincias que están cerca de la Cordillera de los Andes fueron las primeras en observar la nube de humo que llegó desde Australia. En las últimas horas de este lunes, este fenómeno arribó y tomó mayor importancia, ya que miles de personas aprovecharon para subir sus fotos a las redes sociales.

El Servicio Meteorológico Nacional de Argentina aseguró: “”Los aerosoles y partículas generadas en los incendios son bastante grandes y dispersan mucho mejor las ondas que corresponden a los colores naranjas y rojos. Es decir, que son esos colores los que llegan a nuestros ojos, y por ese motivo, el cielo se vuelve más rojizo. Esto no tiene ninguna consecuencia muy relevante y solo genera los cambios en la percepción del cielo”.

Fuente: NA