ESPECTÁCULOS

“El robo del siglo”: ¿Qué dice su director de la película?

El robo del siglose estrenó el pasado 16 de enero en las salas del país. Es una historia basada en el robo al Banco Río en Acassuso el 13 de enero de 2006. Lo más llamativo del asalto fue que los delincuentes llevaban armas de juguete. Aún así se llevaron alrededor de 20 millones de dólares. Esto merecía una película. Por eso, Ariel Winograd tomó la posta y dirigió este film.

Como dijo El Intransigente, el director habló con Los Andes sobre el film. “Estoy muy feliz con la película. Creo que quedó redonda y que está buenísima. De corazón lo digo. Pero en el cine nunca se sabe, jamás la tenés clara. Estuve viendo que hay muchísimas entradas vendidas de la venta anticipada, y eso me parece rarísimo. Insisto, nunca se sabe qué puede pasar. Veremos qué pasa después de que se estrene”, comenzó diciendo.

Luego, Ariel contó qué recordaba del robo antes de ingresar en el proyecto. “Algo que me quedó impregnado en la memoria fueron las placas de Crónica Televisión. Pero también tenía un recuerdo, obviamente equivocado, de que era el atraco de los que ‘se escaparon por el río’. También se mezclaba lo sucedido antes en Ramallo. La memoria suele juntar hechos a veces. Fue una época en donde ocurrieron robos en donde había mucha toma de rehenes, algo que por suerte ya no ocurre. Entonces, recordaba lo de Crónica y que se habían escapado en jet sky”.

Reveló cómo se incorporó a la película: “Me comentaron que había un guion ya escrito, que Guillermo Francella estaba acompañando el proyecto hacía más de un año. No había firmado todavía, pero estaba muy interesado en ser Vitette Sellanes. Me ofrecen que sea el realizador y me dicen que lo querían a Diego Peretti para el papel de Fernando Araujo. Había cuatro versiones del guion, así que pedí leerlas a todas”.

“También leí el libro en ese momento, que no es de ficción, sino que contiene entrevistas. Más allá de que es un robo muy cinematográfico, hubo que adaptar lo que contaba el libro a un primer borrador. Eso llevó un proceso de cuatro reescrituras hasta que lo agarré yo. Lo único que pedí es que Esteban Student, el script doctor con el que siempre trabajé, nos pueda hacer una devolución. Y, a partir de allí, fueron trabajándose nuevas versiones hasta llegar a la que hice”, reconoció.

No obstante, Winograd hizo hincapié en que este film significó un desafío para él. “Esta película fue un quilombo, desde que dije que sí hasta que la terminé. Me refiero a nivel desafíos, ¿no? Está claro que me encanta meterme en este tipo de complicaciones, pero también sentía que era una oportunidad tremenda. Por otro lado, trabajar con Francella era muy tentador.

“También sentía que había una intención desde la producción de hacerla lo más perfecta posible. Sabían que había que armar un banco de cero, meternos a un túnel, construir muchos sets. Los productores querían acompañar todo lo que estaba en la historia real al detalle. Es un riesgo muy alto hacer una película así, con este estándar de calidad, y ellos pusieron todo”, cerró.

Comentá con Facebook

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close