CATAMARCA

Calidad institucional: Intendente sin público, no fue ni la familia

En medio de tantas noticias preocupantes como el coronavirus y el dengue, lo demás parece pasar a segundo o tercer plano. Sin embargo, la precariedad sanitaria convive en paralelo con la precariedad institucional, no menos preocupante. En la imagen, un intendente hablando solo porque no fue nadie al acto. Casi todo lo institucional afectado en esta visible apatía del vecino que evidentemente ya no espera nada. Preocupados por lo urgente y cansados de la burocracia y el verso político inconducente. 

Crece la desconfianza en todos los ámbitos públicos, con un daño incalculable en el tejido social. Ante una crisis sanitaria que ya les quita el sueño a los catamarqueños, el dengue y el coronavirus potenciaron esa sensación de estar desprotegidos. A los funcionarios les cuesta muchísimo llevar tranquilidad a una sociedad que por lo general tiene mala experiencia en los hospitales. La palabra del político ha sido devaluada por los mismos actores (intendentes, concejales, legisladores, gobernadores).

Por eso, el intendente de Saujil, Lucas Carrazana (Frente de Todos), no tenía a quién hablarle. La comunidad le hizo un vacío. De hecho, estaba el jefe comunal solo con los concejales del oficialismo y oposición. Ni militantes ni vecinos comunes. Esta situación habla también de que cuando los representantes del pueblo no aprietan a los becados o no obligan a los profesores y alumnos, los actos oficiales pueden tener este panorama desolador. O sea que, si van obligados, es muy probable que tampoco los escuchen. 

Es vergonzoso y da pena por tratarse de la capital del departamento Pomán. Podría también llevarnos a preguntar si ese vacío de la gente no se debe a los acuerdos que se hacen, entre gallos y media noche, por cargos y beneficios personales. Acuerdos entre el jefe comunal y los ediles, luego de haber ganado las elecciones y olvidando las promesas de campaña. El compromiso asumido ante los votantes es un papel institucional digno y no más rosca política o truque de favores. La borocotización y el cambalache son moneda corriente.    

Otro déficit en calidad institucional

 Apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante: Saujil, tierra nadie donde no funcionan las instituciones. Tal vez, la gente hasta adivinaba el discurso donde otra vez se volvió a prometer obras anunciadas todos los años. En 2007, el actual intendente peronista comenzó una hostería municipal y 13 años después aun no la puede terminar. Pero volvió a ganar y fue reelecto en 2019, lo que conlleva una pregunta clave: ¿Cómo ganaron la última contienda electoral? La respuesta explicaría por qué hoy no fue ni la familia a escucharlos.

Comentá con Facebook

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close