CATAMARCA

Coronavirus: torpezas de los ministros de Salud y Educación en Catamarca

Mientras la ministra de Salud, Claudia Paladino, anuncia la suspensión de todo evento masivo como el congreso mariano, las actividades en las aulas siguen normalmente. Es decir que, al mismo tiempo que la titular de la cartera sanitaria declara la peligrosidad del COVID-19 en encuentros multitudinarios, no se entiende la demora en la suspensión de las clases en escuelas donde asisten1500, 2000 chicos. Sin acuerdo entre Educación y Salud.

Ni el ministro de Educación, Francisco Gordillo, ni la ministra de Salud han tomado la palabra en este sentido ante la inquietud de los padres generado por las mismas autoridades que anunciaron suspensión de eventos deportivos, religiosos y recreativos pero se mantiene la incertidumbre en la comunidad educativa. Además si Jujuy y Misiones suspendieron las clases, cómo explicar que provincias como Catamarca por ejemplo no lo hagan. ¿Cuál es la diferencia?


Por su parte, el gobernador Raul Jalil anunció que lo peor no aun no llegó y que estaremos peor. Para llevar tranquilidad dijo que los sueldos estaban garantizados y que creará un comité de crisis la semana que viene. Otra vez la pregunta ¿si estamos en crisis y la situación es tan grave porque esperan una semana para crear un comité de crisis? Si no es grave y es solo una acción de prevención, entonces no hace falta un comité de crisis sino de prevención.


La ministra de salud no lo dejó escrito pero dijo que se suspenden eventos de más de 1500 personas ¿y en las escuelas a veces hay más? Por su parte, Jalil no imaginó nunca la vorágine emocional que traería el coronavirus. La gente está en estado de alerta y atemorizada. Recordemos que el gobernador acaba de volver de Dubai y Toronto. Por desgracia para los catamarqueños, Jalil no fue solo. Una gran comitiva lo acompañó a realizar su innecesaria gira.


Al parecer, en medio del caos gremial, de la locura vivida con los trabajadores y docentes, frente a una inminente crisis sanitaria, Raúl no paró de viajar. Sus asesores actuaron como enemigos íntimos al aconsejarle esto, ya que encima de haber actuado mal, ahora trae consecuencias. Es curioso que el propio gobernador sea quien posiblemente traiga el coronavirus a Catamarca.


Evidentemente, la clase política fue la única que fue al exterior en este verano, y unos cuantos trabajadores más. Pero esta vez, no fue del todo gratis. Ahora, el peligro del coronavirus recae sobre ellos, y la responsabilidad de no transmitirlo también. Una numerosa comitiva acompañó al gobernador. Para peor, en lugar de aislarse por prevención siguieron su vida normalmente sin estimar tan graves consecuencias para sus coterráneos.

Comentá con Facebook

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close