CATAMARCA

Le tocó hacer la cuarentena en Catamarca y la policía le robó 500 mil pesos en joyas de plata

Indignante. Hace dos meses que Julián Pedraza se encuentra en Catamarca. Él es cordobés, y no pudo volver a Córdoba tras decretarse la cuarentena obligatoria en el país. Se dedica a la venta de joyas de plata. Entre el jueves y viernes pasado, la policía lo golpeó hasta sacarle la ubicación del bolso con mercadería valuada en 500 mil pesos. Lo hicieron desnudarse y, según cuenta en exclusiva a El Aconquija, le apretaron los testículos hasta que no aguantó más. El COVID-19 da para todo.

Pedraza comentó que la pasó muy mal en la Comisaria Primera de Catamarca luego de que la policía se enterara que guardaba celosamente un bolso con medio millón de pesos en joyas de plata (pulseras, cadenas, anillos, aros, etc). “Desde ese momento lo único que les interesó es dar con las joyas que después desaparecieron”, dijo el vendedor cordobés que fue apremiado en el calabozo por policías que no quisieron identificarse.

El hombre dijo que hay que investigar a la guardia del jueves 2 abril desde las 22 horas a las 06 de la mañana del viernes 3 de abril de la Comisaría Primera. “Me hicieron desnudar por completo, me tiraron al piso, me pegaban en los testículos”, dijo Pedraza a El Aconquija. Detalló los aprietes que sufrió en manos de la policía catamarqueña para dar con el bolso con la cuantiosa mercadería que después desapareció. Pedraza es asistido por el abogado Agustín Herrera.

Según relata Pedraza, la policía dio varias versiones del hecho. Dijeron que ya tenían el bolso, luego que lo habían robado pero que habían dado con los malhechores y finalmente acusaron a la novia del vendedor de quedarse con la mercadería que no aparece. Evidentemente las cosas empeoraron para el vendedor de joyas de plata porque, o deja sin efecto la denuncia a la policía de Catamarca y regresa a Córdoba, o su pareja puede terminar presa. Jugada de manual.

A todo esto, la novia de Pedraza no sabía dónde estaba y la paliza que estaba recibiendo su pareja. El desafortunado hombre fue a la justicia y declaró durante horas, pero sin novedades que puedan cambiar su suerte. Como si fuera poco lo sucedió, quienes le recibieron la denuncia le dijeron que “la policía de Catamarca jamás le pega a nadie”. Pedraza asegura contar con toda la documentación de la mercadería y que irá hasta las últimas consecuencias.

Comentá con Facebook
Etiquetas
Back to top button
Close
Close