ESPECTÁCULOS

“Fui una nena abandonada…” Graciela Alfano recordó su dura infancia

Graciela Alfano hizo una confesión tremenda sobre su infancia en diálogo con Intrusos. La mediática contó que llamó a varios locales de comida que no la podían proveer y a la tercera negativa, tuvo una especie de flashback de su niñez: “Me empezó a dar como un panic attack. Empecé a sentir una cosa muy rara”, describió. Alfano recordó el episodio más triste de su vida.

No es que me estoy muriendo de hambre. Psicológicamente sabía que en algún momento yo iba a conseguir comida, eso era lo que me decía mi mente; pero en estos momentos de aislamiento, donde estás solo, después de tanto tiempo de estar aislados en uno brotan cosas que las tenemos todos, porque miedos y grietas tenemos todos adentro”, siguió la ex vedette.

Yo ya conté que en mi infancia, de los 4 a los 7 años, fui abusada. Pero hay algo que no conté y es que es que de chiquita fui una nena abandonada. Mi padre viajaba y yo lo veía una vez al año. Mi madre estaba conmigo, era una persona también muy especial, se olvidaba de mí. Había días enteros en los que yo no comía. Ella a veces pasaba la noche en otro lado“, contó Alfano.

A los 5 años desarrollé una técnica de agarrar los huevos crudos, porque lógicamente no podía cocinarlos claro, y les hacía un agujerito de un lado y del otro, y los chupaba por ahí. Crecí esos años en base a leche condensada y a huevos de esa manera. La gente va a creer lo que quiera creer pero eso es lo que a mí me pasó y por más que tengo mucha terapia encima estas cosas quedan dentro”, agregó.

Mi madre solía llamar la atención de mi papá operándome. A los 4 años me operaron de apendicitis y sacaron un apéndice sano. A los 6 me sacaron las amígdalas en una operación con anestesia local. Yo estaba despierta sentada y veía como las sacaban por mi boca. Tragué mucha sangre y recuerdo que vomité cuando volví a la cama y estaba sola, las enfermeras me asistían“, agregó.

Más tarde, contó que a los 7 años casi le cortan una pierna, pero una tía la salvó pidiéndole a su madre que fueran a ver a otro médico. “Mi madre está muerta y yo hice en el último momento lo que tenía que hacer. Lo decidí conmigo misma, me porté como yo quería portarme. No sé si entendí, si perdoné“. Por último, Alfano reflexionó sobre estas heridas de su infancia: “Lo que sí sé es que esas grietas están por más que yo haya hablado con terapeutas“.

Comentá con Facebook
Etiquetas
Back to top button
Close
Close