Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Política

Las redes explotaron porque el Obispo Urbanc pidió plata

Dijo que la Iglesia está teniendo serios problemas financieros por tener cerrada la Catedral y otros templos sin poder recibir la colaboración diaria de sus devotos.

El COVID-19 trastocó también el funcionamiento y sostenimiento de la Iglesia Católica de Catamarca al punto que el propio Obispo, Luis Urbanc, tuvo que hacer pública la fatal de dinero y mandar un mensaje explícito pidiendo ayuda a sus fieles. El religioso reconoció que la situación es complicada para todos pero sostuvo que la Iglesia está teniendo serios problemas financieros por tener cerrada la Catedral y otros templos sin poder recibir la colaboración diaria de sus devotos.

“Yo sé que todos estamos ajustados pero evidentemente la vida de la Iglesia depende de la colaboración de los fieles, así nos sostenemos. Lo que puedan hacer llegar a través de una cuenta bancaria sería bueno porque los gastos son muchos. Al estar cerrada la Catedral y otros templos se nos hace difícil el sostenimiento. No va a estar de más que lo tengan en cuenta”, sostuvo Urbanc en una clara petición a la sociedad catamarqueña.

El aislamiento por el COVID-19 perjudicó también a las comunidades religiosas cuya celebración diaria o dominical se vieron interrumpidas en su normalidad por lo que la única forma -desde que apareció el coronavirus- ha sido la transmisión vía online, Facebook o a través de radios locales que permiten llevar la Palabra a las casas de los fieles quedando el aspecto de la limosna sin poder ser materializada, por eso la preocupación del sostenimiento en las funciones de la Iglesia.

Como era de esperar la reacción en las redes sociales fue masiva y polémica. Los cuestionamientos llegaron a tocar las inversiones de la Iglesia de Catamarca que por ejemplo decidió hacer una playa de estacionamiento al lado del Obispado, e incluso de proteger curas violadores y pedófilos en el mencionado edificio y por el mismo Urbanc. Los fieles se defendieron invitando a los incrédulos a formar parte de soluciones y ayudar siendo coherentes entre lo que se dice y se hace.

Asimismo estaban los que aseguraban que la Iglesia en lugar de pedir, debería estar facilitando alimento a los más necesitados, no sacándole lo poco que tienen los vecinos hoy para sobrevivir. Los creyentes se sumaron al pedido de Urbanc cuestionando a los críticos que no hacen nada por el prójimo. Como era de esperar, las redes fueron el escenario de cruces en una cuarentena sin duda violenta aunque en el mundo virtual.