Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Polti con el gobernador Jalil.

Política

El intendente Polti volvió a quedar envuelto en un escándalo

Esta vez fue por violar la cuarentena al irse a pescar.

El intendente de Recreo, Luis “Lula” Polti, no cesa de sumar escándalos por su informalidad y su avasallamiento a las normas, sobre todo en este momento crítico para el país. Después del escándalo con el audio en el que amenazaba a una enfermera, ahora fue sorprendido por la Policía mientras pescaba en la zona de Icaño, en una nueva violación a la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional para evitar el contagio del Coronavirus.

El Jefe de Gobierno fue noticia nacional cuando trascendió un audio grabado por la trabajadora sanitaria, en el que él hacia abuso de su investidura al advertirle con la posibilidad de una suspensión sin sustento, sólo por el hecho de haber reclamado el equipamiento necesario para llevar a cabo su labor sin riesgos de contagio.

Esta vez, el irrespeto absoluto por las normas de Polti quedó expuesto cuando fue sorprendido junto a funcionarios de la administración de Recreo, que él preside, en la práctica de la pesca deportiva, una actividad absolutamente prohibida como todas las similares. Después, el Intendente quedé custodiado con sus ocasionales compañeros.

La noticia estalló en las redes sociales donde, una vez más en menos de una semana, la actitud del dirigente fue repudiada por los habitantes de Recreo. Incluso tuvo transcendencia en los grandes medios nacionales como en El Intransigente.

El escándalo del audio

María Paula Nieto es enfermera profesional. Nieto es empleada municipal del área de salud y cometió el error de pedirle barbijos al intendente. Esta acción provocó la reacción del jefe comunal, por entender que era una “falta de respeto”. La suspendió 3 días sin goces de haberes. Todo quedó grabado en un audio que se hizo viral.

Pero el dirigente no solo suspendió a la trabajadora, con los descuentos correspondientes por tener la osadía de “pedir barbijos” y que “sirvan”, sino que le advirtió que se vaya despidiendo de su lugar de trabajo. Prometió que una vez que termine la pandemia verá dónde va a ir a parar la enfermera. Así se lo dijo explícitamente el intendente Polti que reaccionó de manera desproporcionada a un pedido racional de la enfermera que solo cumplía con su deber.