CATAMARCA

Superfluos

¿Por qué Jalil anda a los decretazos? Porque está actuando a ciegas, por eso usa la coerción. En política hay un principio elemental: Saber con quién estamos tratando para no tener que utilizar la fuerza. No poder distinguir lobos de corderos, zorros de liebres, águilas de buitres no solo pone en riesgo el éxito a futuro sino que obliga a emplear la violencia cuando no es necesario. Expuesta queda la subestimación que el gobernador Raúl Jalil hace del escenario y las personas.

Tómese por caso los decretazos para unificar el IPV con la Secretaria de la Vivienda, la modificación de la Ley Orgánica de Vialidad Provincial, el pase de empleados legislativos a la Policía y Salud denominado “movilidad laboral”, la decisión de avanzar con la expropiación de tierras, la eliminación del ENRE, el bozal a la prensa no oficialista, entre otras imposiciones donde el Gobernador avanza “a tientas” (tanteando a oscuras) amparado en la excusa del coronavirus.

A mayor política, menos conflicto, o a la inversa, a mayor conflicto, menos política. Lo cierto es que si no fuera por el COVID-19, Jalil ya tendría 200 mil amparos. De hecho dirigentes, gremialistas y organizaciones anunciaron que seguirán las vías Administrativa y Judicial para contrarrestar la violencia institucional y el atropello propio de un Señor Feudal. Entre los sicarios contratados se encuentra la prensa paga, fiscales, peronistas rancios. Involuciona la calidad institucional.

Pérdida de tiempo

Sin duda este panorama significa una gran pérdida de tiempo, esfuerzo y recursos. Jalil ofende sin necesidad o personas e instituciones. Al parecer el Gobernador elige mal a sus víctimas o adversarios. Por supuesto los costos son altísimos, y, que no aparezcan en lo inmediato, solo quiere decir que se sentirán a futuro. Mientras anuncia grandes reformas, Jalil mantiene 3.000 ñoquis que cobran entre 50 mil y 100 mil pesos. Asimismo saltará el pago para cada legislador que apoye.

Para no tener que caer en la violencia, hay que conocer los aspectos positivos y negativos antes de cualquier acción. Si le falta información relevante, el Gobernador entonces se está guiando por “intuición” o por “apariencia”, lo que lo llevó a cometer graves errores como desconocer la división de Poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) o la intención de eliminar organismos de control. Lo que pasa es que está todo decidido. Los demás son “superfluos”, y, lo que falta solo “maquillaje”.

Por Juan Carlos Andrada
Especial para El Aconquija

Comentá con Facebook
Etiquetas
Back to top button
Close
Close