CATAMARCA

El oro se afianza a nivel mundial y en Catamarca hay minas semi-abandonas

El oro se afianza en el mercado internacional y con el COVID-19 parece que la tendencia se mantendrá varios años. Esto implica que el metal precioso va a ser el refugio financiero del mundo. Catamarca tiene la mina de oro Farallón Negro, yacimiento totalmente rentable pero mal administrado por el estado, por décadas. Ni Macri, ni el kirchnerismo, supieron qué hacer. Alberto tampoco parece tener un plan. La única mina de oro del planeta que da pérdida.


Farallón Negro (Belén) es una mina “escuela” para Catamarca, Tucumán y San Juan. Tiene 50 años de experiencia. Formó cientos de geólogos e ingenieros en minas. El proceso aplicado ha sido siempre artesanal, lo que –paradójicamente- la hace hoy rentable. Con una buena inversión para mejorar el proceso el propio dique de colas es un yacimiento en sí mismo. Pero, a pesar de la cotización del metal y de la perspectiva que da la pandemia, la mina de oro está semiabandonada.


El tipo de explotación artesanal implicó que se saque solo lo más rico del yacimiento y quedó un mineral secundario depositado como relave en el dique de colas. Ese remante es otro yacimiento que con una inversión se puede obtener oro. Por el contexto internacional, ese residuo de Farallón Negro tiene valor económico, es rentable. La pregunta es cómo explotar el dique de colas e indagar en qué pasó con el plan de exploración que se llevaba con éxito en Farallón Negro.


Para colmo, se cerró la planta de refinamiento en una suerte de “estrategia” para no contar con todo el ciclo en Catamarca, ahora se manda a otro lado a refinar sin que ni siquiera se sepa dónde. Los números siguen siendo un misterio. No informan si la mina de oro produce o no, cuánto y qué se hacen con esas ganancias. El presidente de la estatal YMAD es el hermano del gobernador Raúl Jalil, se trata de Fernando Jalil, un hombre sin ningún antecedente en la materia ni profesión afín.


Asimismo la oposición no trabaja en esto, se esconde. Nadie se quiere pelear porque ya mordieron algo o porque piensan hacer lo mismo cuando regresen al poder. No proponen nada. De hecho, si hubiera habido una política de continuidad ya se estarían recibiendo ganancias importantes pero se impone la burocracia y la corrupción. En política y economía hablamos de costos de oportunidades perdidas. En criollo, está lloviendo sopa y nosotros estamos con el tenedor.

Juan Carlos Andrada.

Comentá con Facebook
Etiquetas
Back to top button
Close
Close