Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
coronavirus

Tucumán

Trabajan para evitar que el coronavirus se propague en barrios vulnerables

Entre las numerosas preocupaciones del COES, una fundamental son los barrios de pocos recursos.

Tucumán está viviendo su mejor momento desde que comenzó la cuarentena obligatoria en el país, provocada por el coronavirus. Las flexibilizaciones permiten a los tucumanos una vida casi normal, eso representa gran movilidad y reuniones. Aunque el clima parezca relajado, quienes se mantienen tensos son los encargados del COES, que deben velar para que no se produzcan brotes. Por eso realizan constantes testeos en personas que pueden haberse expuesto, como camioneros y personal bancario, entre otros.

Ahora, consideran que la preocupación debe centrarse en los barrios menos favorecidos. “Se presentó una nueva estrategia de búsqueda activa de febriles en los barrios vulnerables”, expresó el doctor Luis Medina Ruiz, secretario ejecutivo médico del Siprosa. La afirmación la hizo en el marco de la última reunión del Comité de Operaciones de Emergencias Sanitarias (COES). Este organismo es el responsable de controlar las medidas de seguridad y extremar los cuidados en esta etapa de flexibilización.

Recientemente hubo 6 casos nuevos de coronavirus en un día, que suman 56 casos positivos en la provincia. Esto motivo un nuevo análisis sobre la estrategia a seguir. “En la reunión se habló sobre la situación epidémica y se presentó una nueva estrategia, que es la búsqueda activa de febriles en los barrios vulnerables para buscar pacientes donde es más complicada la situación cuando se presenta el Covid-19, por lo tanto se buscó cuál es la manera oportuna de hacer los hisopados”, explicó Medina Ruiz.

Coronavirus en Tucumán

Del total de infectados que hubo en la provincia (56) la mayoría transito la enfermedad sin mayores complicaciones y ya se encuentran dados de alta. Tan solo 11 pacientes están actualmente internados, más como medida preventiva que por riesgos en su salud. De los 56 pacientes, 48 son importados y el resto son de contacto directo, por lo que se descartaría la circulación comunitaria.

“Lo que nos preocupa es que la mayoría son pacientes asintomáticos, por lo que los cuidados no deben dejarse de lado”, aclara Medina Ruiz. E insiste en que “el compromiso no puede ser eludido por la comunidad. Insistimos en que sigan las medidas de seguridad para poder cuidarnos entre todos”. De generarse una escalada de casos, no se dudaría en dar marcha atrás con las flexibilizaciones.