CATAMARCA

Día 99 sin coronavirus: ¡Qué nos van a hablar de amor a los catamarqueños!

CATAMARCA.- (Por Juan Carlos Andrada) Creer o reventar. Catamarca la única provincia sin casos de coronavirus. Día 99 sin coronavirus en la provincia de la tierra de la Virgen del Valle. Los devotos están convencidos que es un milagro y los incrédulos se convirtieron y empezaron a rezar seguido. Increíble, como todo milagro, la excepción en la regla, la ruptura con la “normalidad”, la interrupción de la realidad para la intervención divina, a pesar de los irresponsables y violadores de la cuarentena y el distanciamiento.

Como a Julio Sosa, a los catamarqueños no nos van a hablar de eso…

Algunos periodistas de nivel nacional se burlan porque no tiene explicación y eligen el sarcasmo para llenar programas “informativos”, otros intentan racionalizarlo argumentando que no hay suficientes testeos y que es imposible que Catamarca tenga Caso Cero. Ellos no entienden porque acentúan mal. De acuerdo a la fe, primero se cree y después se razona. Ellos proceden al revés, pretenden entender para creer como si les diera la cabeza para semejante cosa.

Es difícil la posición de los incrédulos. No creer es jodido. No es fácil explicar algunos “acontecimientos” aún para los eruditos y doctores. Los periodistas no pueden dar la “primicia” porque la fe no puede ser la “explicación” del Caso Cero en Catamarca. No ven las horas de descartar el aspecto “divino” de la noticia. El beneficio es muy grande para una provincia tan chica y pobre. A estos periodistas recordarles que la “envidia” es el pecado capital más tonto.

Para las grandes urbes, el milagro catamarqueño es un mito, pero los hechos son muy contundentes. Día 99, hasta a las 14 horas del viernes 26 de junio, no se han detectado casos positivos de coronavirus en la provincia de Catamarca. El ministerio de Salud confirmó que en el día de la fecha 14 muestras arrojaron resultados negativos para COVID-19 y reiteraron a la comunidad la necesidad de cumplir con el aislamiento preventivo para evitar contagios masivos.

Dicen que la fe es tan necesaria como el pan. Que el ser humano no puede vivir sin fe. Que el hombre empieza a creer por el límite mismo de su razón. Allí dónde se le acaban los recursos intelectuales ante el misterio, surge la fe. La fe y la esperanza. ¡Qué nos van a hablar de amor a nosotros si tenemos sobradas “pruebas” de la Fe, el Amor y la Esperanza! Por eso, ante tanto Bondad, los catamarqueños solo tenemos palabras de agradecimiento. ¡Gracias Madre!

Comentá con Facebook
Etiquetas
Back to top button
Close
Close