Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Justicia Catamarca
Mejor que los humanos.

Política

Chanchos y gallos del intendente con calefacción y cámaras están mejor que los vecinos

Algunas cosas no le llaman la atención a los fiscales que sólo actúan de “oficio” si se molesta al poder político. La Justicia no lee los diarios, no escucha a la gente en la calle ni recibe un triste mensaje de texto, nada de nada. En Los Altos, la familia del intendente Olveira tiene gallos y chanchos con calefacción y cámaras de seguridad las 24 horas. El jefe comunal fue objeto de muchas denuncias pero los fiscales oficialistas siguen engordando con tanta pachorra.

Además de que es muy obsceno tener chanchos y gallos en ambientes climatizados, resulta que la familia del jefe comunal le instaló todo un sistema de seguridad permanente en un contexto realmente envidiable para cualquier ser humano. Sin duda los chanchos y los gallos del intendente Rafael Olveira y el hijo concejal Adrian Olveira están mejor que muchos vecinos de Los Altos que pasan hambre y frío.

La finca del Intendente se llama “San Ramón”, está ubicada en Bañado de Ovanta. ¡Qué tal, chanchos con cámaras! Amalaya los vecinos tuvieran tanta seguridad en la vía pública. Pero esas comodidades y lujos no son para los ciudadanos que son menos que los animales. ¡Cámara para los animales del intendente, sí! ¡Seguridad para los vecinos, no! Cómo ha caído tanto la calidad de vida de estos catamarqueños. Los chanchos viven más cómodos y seguros.

Vigilancia las 24 horas

Chanchos con vigilancia las 24 horas. 25 cámaras de primera para los chanchos en San Ramón. Increíble las lámparas y el equipamiento está semana es que van a parir 500 chanchas aproximadamente. Todas con lámpara para calor, un equipamiento de primera. Piso flotante de plástico anticorrosión, techos con doble aislante climatizado, el galpón a 29 grados. Todo digitalizado. Uno podría decir tranquilamente que el intendente anda en chanchada.

Parece que los adoquines de la comunidad también fueron a parar en la finca San Ramón. Rafael Olveira está en el poder desde 2009, ya hace 11 años. En una década siendo intendente pudo hacer un imperio, con un sueldo que hoy no supera los 45 mil pesos. Tiene antecedentes de no ser muy honesto a tal punto que no puede cobrar el sueldo porque tiene afectada la firma. Por algo les prohíben a los empleados de la finca San Ramón que usen el teléfono. ¡Chinwenwencha!