Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
matadero

Política

Aumentaron impuesto a las carnicerías pero el matadero es un asco

CATAMARCA.- (Por Juan Carlos Andrada).

La semana pasada, el Delegado de Alijilán, Jorge (Kitún) Sala, intimó a los vecinos a pagar los impuestos del Cementerio con sumas impagables de acuerdo a una nota que firmaron y presentaron en la comuna de Los Altos. Ahora quieren aumentar el pago por animal faenado pero resulta que el matadero es un asco, no se sabe cómo un lugar tan precario está autorizado a funcionar. Si los vecinos conocieran dónde faenan los animales, no sé si compran.

“Resulta que el Sr. Jorge (Kitún) Sala, quien fuera designado desde el municipio de Los Altos para ocupar el cargo de delegado en esta localidad de Alijilán, hace un tiempo comunicó a todas las carnicerías de la zona que pasaría a cobrar por parte de la Delegación la suma de 500 pesos por animal faenado” aseguran en una nota firmada los vecinos quejándose de las nuevas disposiciones oficiales en el marco de la emergencia sanitaria y económica.

Recordando que hasta ese momento la suma a pagar por este servicio era de 100 pesos, los firmantes manifiestan que esta nueva decisión “es una total desproporción ya que en principio cada local dedicado a la comercialización de carne paga mensualmente una tasa municipal y el correspondiente faenamiento, en segundo lugar no somos comercios de grandes proporciones que posean ingresos importantes”. ¿”Kitún” está recaudando para su bolsillo?

En este sentido sostienen que la situación económica por la que atraviesa toda la comunidad, “refleja que no poseemos las condiciones favorables para que se efectúe este aumento del 400%, perjudicando nuestra labor comercial y el sustento familiar, además de que implica trasladar el aumento al cliente, es decir a la sociedad”. En el escrito los vecinos exponen al intendente Rafael Olveira el descontento por estas nuevas disposiciones.

Para cobrar por un servicio se requiere que ese servicio sea bueno o efectivo, sobre todo si tiene que ver con la salud de la población. Las condiciones del matadero, la precariedad con la que se trabaja, cuestionan el funcionamiento mismo de dicha infraestructura que debería ser clausurado hasta que se hagan las cosas como corresponde. Si nos guiamos por el criterio, primero estaría recaudar y luego la salud de los vecinos. Tan evidente como brutal.