Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
COE

Información general

¿El protocolo del COE no llega a los municipales?

Entregaron indumentaria de trabajo, pero los hicieron esperar amontonados y algunos sin barbijo.

La situación epidemiológica en Catamarca es, a decir verdad, bastante incierta. No sólo porque desde el COE se decidió volver a fase uno. Sino también porque luego de 105 días sin registrar un sólo caso positivo, el virus ingresó a la provincia que ya cuenta con 7 infectados. Y es que a decir verdad, Catamarca podría haber continuado invicta un tiempo más, si se hubiera testeado como corresponde a los transportistas que ingresaban a su territorio.

Ante este contexto de crisis social y sanitaria, los empleados municipales igualmente deben salir a realizar sus tareas de higiene urbana. Sólo que al parecer sus superiores los consideran inmunes y, por ende, no les brindan la indumentaria de trabajo y protección adecuada para realizar sus tareas. Como se muestra en la foto – y según audios a los que ha accedido El Aconquija – en ese momento los trabajadores se encuentran esperando que les entreguen botines.

Resulta imposible de creer que en el marco de una pandemia, los empleados no contaran con algo tan básico como es el calzado adecuado para su labor. Es decir que ni siquiera podemos esperar un mínimo protocolo de seguridad para prevenir que contraigan el virus mientras trabajan. Entonces ni siquiera podemos pensar que al regresar a sus hogares, estos trabajadores esenciales puedan sanitizarse correctamente, y así evitar contagiar a sus familias.

No cuestionamos la entrega de botines y demás indumentaria de trabajo, pero es inadmisible que tampoco se les haya proveído de algo tan básico como barbijos o máscaras. No sólo para trabajar, sino también para que puedan esperar su nueva indumentaria bajo las mínimas condiciones sanitarias y preventivas que indica el COE, y por lo tanto, los protocolos establecidos por el DNU de Aislamiento Social Obligatorio.

Tienen historia

Las disputas del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) data, más o menos, desde que Gustavo Saadi asumió como Intendente de la Capital Catamarqueña -a diferencia de su predecesor, Raúl Jalil, quien se destacó por mantener buena relación con el gremio, a pesar de dejar 5 mil precarizados-. Esta pulseada, en la cual los trabajadores reclaman mejoras en sus salarios y condiciones de trabajo, se destaca principalmente por una serie movilizaciones y paros seguidas de conciliaciones obligatorias que dejaron algunas negociaciones a medias. Además de insistir sobre la situación del parque automotor y los elementos de indumentaria de trabajo para los obreros.