Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Información general

No es broma: Hospital Monovalente “Respiratorio”, sin respiradores en Catamarca

En medio de la pandemia, muchos de los organismos sanitarios no están equipados.

Se ha dicho varias veces que Catamarca está “preparada” para enfrentar el coronavirus pero tal vez el Gobierno que conduce Raúl Jalil se refería a la capital porque en el interior la situación es  bastante distinta. En Fiambalá por ejemplo en el COE no hay médicos y el famoso Hospital Monovalente es una hostería reconvertida que tiene solo camas, sin respiradores y es atendida por enfermeras que hacen lo que pueden.

El hecho que de que no hay médicos al frente del COE explica las improvisaciones en las que caen los integrantes de la misma y la falta de tino para atender cuestiones como la comunicación. La gente se marea porque a una hora dicen una cosa y poco más tarde otra. La presidente es la intendente Roxana Paulón que es odontóloga y cuando no puede hablar la jefa comunal, el vocero del COE es un técnico agrónomo del municipio.

Pasa que las cosas ya venían cruzadas desde antes en Fiambalá. Por una cuestión política, la directora del hospital es una enfermera empírica de apellido García. Y no solo no hay médicos en el COE sino que no hay médicos en el Monovalente, cuando se requiere de un profesional se lo solicita al hospital público, lo que implica un movimiento muy delicado y arriesgado debido al alto poder de contagio del coronavirus.

Es raro llamar “Hospital Monovalente Respiratorio” a una hostería reconvertida que tiene solo camas y baños.  Se reduce a un lugar únicamente de aislamiento sin recursos humanos y técnicos, por ejemplo respiradores artificiales. Además está ubicado en pleno centro, otra desventaja, a diferencia de Monovalente “Dr Carlos Malbrán” de la capital de Catamarca que está en la zona sur, ingreso de la ciudad, es decir, retirado, aislado.  

Paulón asegura que no faltan insumos y materiales pero el personal sanitario se queja porque no hay barbijos, guantes, máscaras. Sin estos elementos, si se detecta un caso de coronavirus se dispararía el número de contagiados afectando las instituciones y los puestos camineros, sin personal. Hosterías reconvertidas transformadas en algo que no pueden ser, la genialidad de los políticos.  Por supuesto, no pueden garantizar su funcionamiento elemental.