Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Política

Becados del Malbrán: La ministra de Salud le echó la culpa a Nación

Desde el Ministerio continúan haciendo declaraciones irrisorias.

El gran “caballito de batalla” de Raúl Jalil, ha sido el Hospital Malbrán. Pero la cruda realidad nos ha demostrado que por más que se hay presentado a dicho hospital como un ícono regional, la falta de pagos al personal de salud y la carencia de empatía de los funcionarios con los mismo ha desatado un gran conflicto. Y peor aún ha sido la soberbia preponderante desde el Ministerio de Salud.

Respecto a los reclamos salariales, la Ministra de Salud, Claudia Palladino, dijo que“Tuvimos algunas dificultades en cuanto a que Nación, al cambiar la gestión del gobierno,  hubo como una reestructuración y esperamos porque lo pedimos en varias oportunidades. Esto va impactar en nuestras cuentas ese fondo para financiamiento”

 Además añadió que: “Sin embargo, la provincia decidió asumir el pago de estas becas entendiendo que para la gente es su retribución y no puede esperar los pagos administrativos. Por ese motivo desde febrero hasta este mes fue financiado con fondos provinciales, hasta tanto lleguen los fondos provinciales.  El sistema administrativo está aceitado, el problema es financiero ya que tiene que ver con la transferencia de estos fondos con Tesorería General de Nación”

La “lavada de manos” del gobierno ha sido enorme, ahora justificando que “las demoras no deseadas fueron para esperar que llegue este fondo”. Inclusive el Director del Hospital Monovalente “Carlos G. Malbrán”, Dr. Daniel Godoy, tuvo la osadía de decir que “normalmente cualquier empleado de la provincia tarda 3 o 4 meses en cobrar su primer salario” Habría que recordarle que, en tiempos de pandemia, los trabajadores de la salud son considerados esenciales, además de ser quienes arriesgan su vida para proteger al pueblo.

Incluso el director arremetió ayer diciendo que “Hay toda un ala destinada al personal. El personal la tiene a disposición, incluyendo comida y todo lo demás sin ningún tipo de costo […] El hospital les provee todas las comodidades para que se queden acá”Nada justifica el atroz accionar de ministerio y sus secuaces. Se ríen en la cara de cientos de trabajadores. Y cuando hay vidas de por medio, no hay tiempo para bromas.