Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Fernández y Guzmán

El País

“Pará todo. No extendemos”: Alberto Fernández suspendió la extensión de la oferta a los bonistas

El presidente suspendió la extensión de la oferta a los bonistas y abrirá negociaciones con el FMI.

El presidente Alberto Fernández anunció la suspendió la extensión de la oferta, cuando estaban casi a punto de presentarla ante los bonistas de Wall Street. El ministro Martín Guzmán tenía redactado el comunicado de prensa anunciando la noticia cuando Fernández envió una contraorden: “Pará todo. No extendemos”. Sin dudas una arriesgada jugada política que nos puede hundir más económicamente con respecto a la deuda externa.

Guzmán ya tenía planeado anunciar la prórroga de oferta oficial a los bonistas, pero el presidente manifestó que “sólo iniciará otra ronda de diálogo con los acreedores privados si aceptan su oferta económica y además el sistema financiero avala ciertas reformas jurídicas destinadas a facilitar un acuerdo exitoso”. Al ordenar que no haya extensión, Alberto Fernández clausuró la posibilidad de continuar las negociaciones. 

Por lo tanto, si el Presidente no cambia de opinión pronto (y dejando de lado los impulsos), la negociación habrá fracasado rotundamente, porque no se llegó a un acuerdo con los acreedores privados, que tienen la potestad de generar una ronda de diálogo con Guzmán, o en el peor panorama, iniciar un juicio a la Argentina por default.

Y es que pareciera una locura la terquedad del presidente. La diferencia de la oferta oficial respecto a la contraoferta de los bonistas es de tres dólares menos. Alberto Fernández ya advirtió que no se movería de su iniciativa a los acreedores privados. “Hasta acá llegué. No hay un peso más”, reitera enfadado Fernández cada vez que le preguntan si hay posibilidad de un nuevo acercamiento económico con los bonistas.

El Presidente sostuvo que “tenemos una oposición muy dura de algunos fondos, incomprensible y tercamente duras”. “El límite es que me exijan lo que suponga más padecimientos para los que más necesitan”, aseguró. “Ya padecen mucho. Es un dilema ético que yo no tengo”, añadió el mandatario, quien insistió: “Si el acuerdo supone que los jubilados tengan más ajuste, no lo pienso hacer“.