Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Ambulancia
Ambulancia

Política

Malos administradores: mandaron una ambulancia de SFVC porque la del hospital de Belén cobraba

El vehículo que la buscó era de la empresa de Jalil.

Los malos manejos administrativos continúan en la provincia de Catamarca, y una vez más hay una queja por el uso del parque automotor. En esta ocasión, una ciudadana de la ciudad de Belén tenía que ser derivada a un centro de salud de la Capital para ser atendida. Pero al solicitar una ambulancia, le avisaron que tenía que pagar 4000 pesos más los viáticos. Por esta razón, a la mujer la buscó un vehículo sanitario de la empresa de Jalil.

Todavía no se entiende cómo manejaron este tema en Belén. Una mujer de apellido Rivas tenía que viajar hasta la Capital para atenderse, y en el hospital público de su ciudad le informaron que para llevarla en una ambulancia le cobraban 4 mil pesos de combustible y 1500 de viáticos. La misma no accedió a pagar ese costo, y extrañamente le mandaron un vehículo de la empresa Vital, propiedad de Jalil, para buscarla.

Lo extraño es que el costo del traslado de la ambulancia de la Capital hasta Belén fue el doble. Seguramente, porque la mujer tiene obra social será atendida en una de las clínicas que son del gobernador, Raúl Jalil. También lo llamativo de esta situación es que en los últimos meses el gobierno de Catamarca presentó la incorporación de nuevos vehículos de salud. Los mismos deberían estar listos para la gente, pero se nota que esto no es así.

Los vehículos siguen sin estar disponibles para la gente

El tema del descontrol del parque automotor no es algo nuevo. Esto no es exclusivo de Catamarca, sino que en toda la nación los funcionarios se toman atribuciones que no les corresponden y abusan del poder que el ciudadano le concedió mediante el voto. A pesar de que esto es algo habitual, no hay que normalizarlo, ya que esos vehículos son comprados con el dinero del pueblo y tienen que ser usados para cumplir una función que beneficie a la comunidad.

Los malos manejos en los municipios catamarqueños es algo común desde hace muchos años. Las personas que adquieren un poco de poder se creen capaces de realizar cualquier acción. En este medio hemos contado, por ejemplo, que el intendente de Belén se había llevado una ambulancia y la estacionó en la vereda de su casa. También en otras ocasiones se reveló que en varias localidades los funcionarios utilizaban los vehículos oficiales para hacer mandados o fletes.