Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Política

El amor y el odio se reflejan en la plata enviada por Jalil a los municipios

El favoritismo político entre ciertos municipios se hace notar cada vez más en la repartición.

Ayer marcábamos los municipios más favorecidos con la distribución discrecional del gobernador Raúl Jalil en pandemia. Dijimos que en esa decisión de dejar de lado la distribución según Índice favoreció a algunos intendentes y perjudicó a otros, claramente. Hoy El Aconquija informa sobre los departamentos que quedaron relegados por falta de afinidad política o que son opositores. Una descarada arbitrariedad aprovechando el covid-19.

El municipio que más perdió de acuerdo al Boletín oficial es el de Corral Quemado que tendría que haber recibido 8,7 millones y solo se le giró 800 mil pesos, es decir 7,9 millones menos (-90%). En tanto que en segundo lugar se ubica Puerta de Corral Quemado. De los 9,5 millones llegó poco más de un millón, lo que significa 8,4 millones menos, es decir -87%. Le siguen San José y Ancasti.

En el caso de San José debía recibir según índice 17,9 millones y recibió 2,6 millones, es decir 15,3 millones menos, en porcentaje -85%. Ancasti debía recibir 11,7 y recibió 2,8 millones, 8 millones menos, en porcentajes -76%.   En quinto lugar de los menos favorecidos se encuentra Villa Vil que recibió 7 millones menos (-74%) y luego Mutquín que de los 8,6 millones solo le enviaron 2,4 millones, es decir 6 millones menos (-71%)

A diferencia de los “perdedores”, a Fiambalá se le mandó 37 millones más y a Las Juntas 31 millones más de lo que les correspondía por Índice. A Los Altos 33,2 millones más con igual criterio político (ver informe anterior de El Aconquija).  Los intendentes no hablan por temor a que sea peor, o viven en la ignorancia y no conocen la distribución arbitraria del Gobernador. Algunos están muy molestos porque Jalil los trata como empleados de su empresa, no como jefes comunales.

La gravedad de la situación radica en que, En el marco de la emergencia que se vive en Catamarca, el gobernador ha tomado la decisión de centralizar el poder y quitarle la autonomía a los municipios que no son afines a su ideología e intereses. Lo correcto en este caso sería la distribución a los municipios de acuerdo al índice de coparticipación. Al tener debilidad por unos y por otros no tanto, el dinero llega a quién quiera Jalil, con argumentos puramente políticos de por medio.