Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Hugo Ávila

Política

Un diputado propuso subir al 51% las regalías mineras que recibe la provincia

Ávila consideró que aumentar las regalías “oxigenaría la disponibilidad de recursos al Gobierno”.

El diputado Hugo Ávila, del bloque Unidad Ciudadana, presentó dos proyectos vinculados a la explotación de recursos mineros. Uno, para derogar el régimen de inversiones en la actividad. El otro, que la Provincia reciba el 51 por ciento de regalías de parte de las empresas que operan los yacimientos en Catamarca. Esto generaría un cambio en los cánones de recursos a las empresas.

En cuanto al tema de las regalías, el legislador rescata que en la actualidad la provincia recibe por ese concepto “un mísero 2 por ciento, en el caso puntual de la explotación de litio en el Salar del Hombre Muerto” y explica que con la adhesión a la ley de inversiones mineras nacionales se impide al Gobierno “cobrar regalías superiores al 3 por ciento”.

“Es inadmisible que nuestra provincia siga transitando por el camino de entregar de nuestros recursos naturales no renovables a tan bajo costo, sin exigir mayores niveles de ganancias y sin tener una política que plantee claramente la obligación a las empresas de darle valor agregado a nuestra materia prima aquí en Catamarca para de esa forma poder generar más empleo”, defiende el diputado.

Además, rescata que otras provincias del país, como Jujuy y Santa Cruz, entre otras “ya están obteniendo porcentajes de ganancias de hasta el 12 por ciento” e incluso hay países que directamente les exigen a las empresas “un proceso de industrialización de esa materia prima y por supuesto niveles más altos de regalías”. 

Cabe destacar además, el preocupante nivel de contaminación que existe en localidades como Andalgalá debido a explotación minera con recursos precarios. El pueblo convive con una nube de polvo permanente y sulfuros, producto de las explosiones, y lluvia ácida. Esto se da en consecuencia de los gobiernos que sólo les interesa su bolsillo y no la salud o el medio ambiente.