Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Internacional

Por la pandemia, un hombre gana miles de dólares en Japón vendiendo piedras enlatadas

Una compañía logró reinventarse de la manera más extraña.

Desde que comenzó la pandemia, muchos negocios debieron dejar de trabajar debido a que se tiene que respetar el protocolo de higiene y seguridad. En consecuencia, varias personas sufrieron problemas económicos y debieron reinventarse para salir a flote. Esta es la historia de un hombre japonés que gana miles de dólares vendiendo piedras enlatadas, para atravesar esta situación.

El protagonista en cuestión, es un operador ferroviario que trabajaba en la compañía de ferrocarriles eléctricos Choshi, la cual fue fundada en 1923, en la Prefectura de Chiba. El trabajador, depende mucho del turismo, y debido a la pandemia el negocio dejó de funcionar. No obstante, el hombre no se dio por aludido, y buscó una manera diferente para sobrevivir en estos tiempos de Coronavirus.

Lo primero que hizo fue utilizar su Canal de YouTube, y comenzar a comercializar piedras enlatadas. A pesar de que la cuenta en la plataforma audiovisual existe hace cuatro años, recién ahora comenzó a obtener visualizaciones, debido a que el hombre decidió hacer humor para hablar de la situación que se encuentra afrontando. Y así fue como inició con el anuncio de un nuevo y original producto disponible en la tienda online de Choshi Electric Railway.

Las piedras que venden pertenecen a las vías del tren. El beneficio que le ofrecen a sus clientes, es utilizarlas como grandes pisapapeles, artículos de colección para los aficionados del ferrocarril, o armas rudimentarias para defenderse de los ladrones. El producto fue exhibido por una de las empleadas, quien no logró contener su risa en la publicidad. No obstante, la comercialización no es ninguna broma. Las piedras se encuentran disponibles en la tienda online a 15 dólares.

A pesar de que resulta extraño, las piedras enlatadas son el producto más vendido de la compañía japonesa. Las mismas son lavadas y se enceradas antes de ser empaquetadas en latas de metal. Asimismo, vende alimentos enlatados, y otros objetos que pueden ser de interés para los aficionados a los trenes. Entre ellos se pueden encontrar asientos de felpa para carros de tren, trozos de rieles y clavos para las vías.