Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Internacional

La enfermedad que se propaga en silencio por culpa del Coronavirus

Parece que la pandemia dejará varios nuevos problemas.

Es mucho lo que se habla sobre las enfermedades que no se comunican o no se tienen en cuenta por el auge del Covid-19. Es más, muchos individuos padecen algún malestar, pero prefieren no realizar los chequeos necesarios porque temen contagiarse el virus, lo cual tiene muchas consecuencias. Asimismo, desde que comenzó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la población debió comenzar a realizar casi todo por medio de los dispositivos tecnológicos, lo que desencadenó una enfermedad que se propaga en silencio por culpa del Coronavirus.

Actualmente, millones de personas trabajan, estudian, hacen deporte, mantienen relaciones afectivas, entre otras actividades rutinarias, por medio de una pantalla para prevenir el contagio de Coronavirus. Esta práctica dejará varias secuelas, entre ellas una que ya se manifiesta y es la miopía. Según un estudio compartido por “Clinical and experimental optometry“, la pandemia puede incrementar y empeorar la epidemia de miopía, sobre todo en niños y adolescentes.

“Anticipamos que la pandemia de Covid-19 probablemente afectará el estilo de vida de los niños, el estilo de aprendizaje, el descanso, el ejercicio, la dieta y esto puede intensificar la gravedad de los factores de riesgo de la miopía”, explicaron los autores del artículo. Asimismo, hicieron referencia a la falta de consultas médicas como consecuencia del Coronavirus: “Debido a la pandemia, es muy poco probable que las personas visiten a los oftalmólogos para consultar sobre la salud de sus ojos”.

A su vez, según detalla la investigación, el cambio en la rutina diaria que ocurrió debido al Coronavirus, puede no ser tan inofensiva como parece. Esto se debe a que con esto el organismo podría desarrollar trastornos no solo en el sueño y la alimentación, sino también en la salud mental, como consecuencia de experimentar la soledad y el estrés que podría desencadenar en una miopía. Los autores recomiendan cuidar y controlar de manera regular la progresión las enfermedades oculares.

Finalmente, los expertos mencionan que es posible hacer consultas virtuales para prevenir las patologías. “Algunos países o regiones ofrecen la teleconsulta o la cibersalud como alternativas, lo que contribuye a mantener la relación médico-paciente. Lamentablemente, los oftalmólogos no pueden realizar exámenes oculares o evaluaciones del estado de los niños y adolescentes por medio de la teleconsulta. Por lo que los profesionales deberían establecer directrices para hacer frente a la miopía que se acrecienta con la pandemia”, concluyeron los autores.