Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija

Política

No cierran los números: El Gobierno reclamaba 250 millones por el Estadio y acordó por 44

El gobierno hizo un acuerdo rápido con la empresa Capdevila de un día para otro.

Los negocios detrás de las obras públicas no tienen límites. El gobierno provincial le estaba reclamando a la empresa Capdevila, que hizo el Estadio Bicentenario, el cual se hundió, pagar el daño por 250 millones de pesos pero finalmente terminan arreglando por 44 millones. Se especuló por un daño que no fue tal y con sacar plata a una empresa por medio estafando y diciendo algo que no es.

El arreglo sin duda era por menos. El hundimiento del estadio no costaba 250 millones como afirmó la gestión de Lucía Corpacci y el fiscal de Estado Carlos Bertorelo. Y como costaba menos, por lo tanto, podía arreglarse antes. No era tan grave el asunto sino que se lo uso políticamente como un ícono de la ineficiencia y la corrupción para relacionarlo al frente cívico y social que hizo el Estadio con Capdevila, el mismo que ahora aporta para arreglarlo.

A fin de cuentas, no era tal la pérdida de dinero. Pero sí se perdieron oportunidades. Se perdieron ocho años para poder trabajar el estadio, para ofrecerlo a los turistas, por ejemplo. Hubo una perdida más costosa que la económica, por lo que se hubiera arreglado de manera eficaz. Por lo que ahora el acuerdo con el gobierno y la empresa no está claro. No es transparente para nada.

Al margen de la especulación judicial que había, pasaron de 250 a 44 millones que tiene que pagar la empresa. Algo huele a gato encerrado. Uno de los grandes errores que cometió Corpacci fue recibir el estadio en conformidad cuando empiezan los primeros hundimientos. Encima no permite que la empresa ingrese para arreglar ese problema, que en ese momento era de poca plata, hasta que se fue agravando y llegó a ser irrecuperable.

El problema es que se prioriza el estadio cuando hay un reclamo de contención de la gente por la subsistencia. Tanto intendentes que solo tienen 3 meses para gozar del Mínimo Vital y Móvil, sumado a la actualización salarial por lo que los gremios piden aumentos. La provincia tiene dinero: hay millones de pesos que puso Jalil en plazo fijo y además se nota por las obras que están haciendo: puentes, maquinarias e incluso el Estadio. Hay plata y se la distribuyendo de manera “política” que no coincide con el planteo de los gremios como parte de la sociedad.