Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Alberto Fernández

El País

Para Alberto Fernández “es necesario aprobar la reforma judicial” aunque no tenga consenso

El presidente además criticó a los que piensan distinto a él: “hay una oposición carente de ideas”.

En un contexto de pandemia y, por ende, de crisis económica y sanitaria, el presidente Alberto Fernández insiste en llevar adelante una reforma judicial a nivel nacional y que, cabe destacar, poca urgencia tiene. Mientras la sociedad espera otras medidas mucho más importantes, el Gobierno decidió insistir en enviar el proyecto al Congreso sin generar consenso.

No obstante, Fernández continúa insistente en su proyecto y se defendió diciendo que “hay una oposición muy carente de ideas, que lo único que sabe hacer es denuncias y denuncias”. Cuestionó el hecho de que ahora se nieguen a debatir proyectos como la reforma judicial en el Congreso a través de sesiones remotas, e insistió en la necesidad de aprobar esa iniciativa porque “no nos podemos hacer los distraídos sobre las cosas que ocurrieron con los jueces en la época de Mauricio Macri“.

El presidente arremetió contra sus opositores debido a que se niegan a debatir proyectos de ley como la reforma judicial en el Congreso a través de sesiones remotas. “Hicieron marchas reclamando que el Congreso sesione y ahora dicen que no se puede sesionar así. ¿Qué hacemos entonces?”, se preguntó el mandatario. Otro de los puntos que cuestionó el Presidente fue la cobertura de algunos los medios de comunicación de la pandemia porque “sólo buscan confundir a la gente”.


En ese marco, insistió en la necesidad de “aprobar la reforma judicial”.  Sin embargo, ante una ambiciosa propuesta en medio de la crisis, se esperaba que Fernández buscara consenso de todos los actores involucrados. Esto no se logra, simplemente, sometiendo el proyecto a consideración del Congreso. Claramente, no es el momento, ni el contexto apropiado para debatirla.

Y es que la reforma debió plantearse convocando a todos los partidos políticos, organismos judiciales y a todas las instituciones vinculadas al derecho. Para llevar adelante semejante proyecto, resulta imprescindible contar con representantes de estos órganos a fin de que aporten su vasta experiencia y presenten también sus propuestas, pero en la práctica nada de esto ocurrió.