Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Cámara de Diputados

Tucumán

Intervenciones, problemas gremiales y hasta un abuso sexual, se colaron en la sesión de la Cámara de Diputados

La Cámara de Diputados de la provincia de Catamarca terminó su sesión de ayer sumida en un duro contrapunto entre los legisladores. Los parlamentarios decidieron abordar dos temas muy espinosos, las manifestaciones que tiene cercado al gobierno del Raúl Jalil y el futuro de Puerta de Corral Quemado, cuyo intendente fue condenado a seis años de prisión por abusar sexualmente de una chica de 15 años. Ninguno de los debates llegó a buen puerto, de hecho durante la discusión sobre las marchas de los gremialistas la mayoría de los diputados se ausentaron de sus bancas y tuvieron que levantar la sesión.

Para ser justos, antes de encaramarse en discusiones que no llevaron a ninguna parte, los legisladores aprobaron siete proyectos. Luego la primera discusión se dio cuando se mencionó mencionó el proyecto del oficialista Daniel Lavatelli que plantea intervenir Corral Quemado.  Los opositores rechazaron de pleno esta opción y acusaron al gobierno de querer quedarse con un municipio que no es afín a la gestión de Jalil y tampoco lo fue a la de Lucía Corpacci.

La controversia se generó ayer en la legislatura catamarqueña porque el exintendente, Enrique Aybar, que fue condenado hace menos de una semana, está a punto de concluir su licencia. En ese marco podría volver a regir los destinos institucionales de la comuna. Pero todos coinciden en que eso no debería ocurrir. La discusión se centra en apoyar al viceintendente, ahora a cargo de la Municipalidad o en intervenir Puerta de Corral Quemado.  

Los opositores cierran filas detrás del viceintendente Carlos Casimiro, porque aseveran que la ley de subrogancia así lo establece. Además, los parlamentarios del frente Cambiemos, saben que si el gobierno interviene el municipio perderán una de las comunas que aún no cayó en manos del peronismo. Mientras que los oficialistas aseguran que lo que corresponde es intervenir la comuna ante un hecho de tamaña gravedad. Por otro lado, se plegaron a los reclamos de las organizaciones de mujeres catamarqueñas que aseguran que sin un cambio de gobierno, el intendente tendrá poder para coaccionar a las víctimas. Un tema espinoso que, al menos ayer, no logró resolverse en la Cámara de Diputados.

El otro tema que se coló en la legislatura fue el gremial. La discusión fue en un marco enrarecido, porque se dio pocos minutos después de que el Secretario de SOEM, Walter Arévalo, haya sido liberado tras ser acusado de coacción agravada por el secretario de Salud, Desarrollo Humano y Políticas Sociales de la Capital, Alberto Natella. Por una parte, el diputado José Sosa, se solidarizó con el intendente y acusó a SOEM de marchar con ataúdes de cartón que llevaban su nombre. La respuesta fue inmediata y llegó de parte de Hugo Ávila, quien aseveró que el gobierno “criminaliza la protesta social”, en lugar de atender los reclamos de los trabajadores. “Se tiene que dar respuesta a la demanda legítima de la sociedad”, espetó Ávila. Los oficialista volvieron a  tomar el guante y aseguraron haber convocado al diálogo decenas de veces a los gremialistas y que nunca asistieron a la convocatoria. La discusión se fue diluyendo y la sesión se levantó por falta de quorum.