Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Recreo

Política

Polémica sobre la entrega de casas con techo de chapa en Recreo

Sin quitarle mérito a este beneficio, aparece una evaluación sobre la gestión de Polti en Recreo.

El gobernador Raúl Jalil visitó hoy Recreo, dentro de la agenda oficial en su recorrido por el Este catamarqueño. Lo esperaba para celebrar la entrega de viviendas el intendente Luis Polti. Lo curioso es que las casas para los ciudadanos del Este fueron construidas con techo de chapa. La primera marcación hacia el municipio sería: ¿Con las altas temperaturas que soporta esta zona?

Es cierto que ante la situación de crisis que vive el país cualquier vecino estará agradecido de tener un techo para su familia. Lo cierto es que desde el municipio se debería buscar el material correcto y que signifique que los vecinos a la larga no terminen sufriendo en su hogar. Sin quitarle mérito a este beneficio, aparece una evaluación más fina sobre la gestión de Polti.

Las obras públicas de las que debe encargarse el Gobierno resultan escasas y mal preparadas. El primer ejemplo es que aún falta el asfalto, el segundo es que las cloacas tampoco están y ni qué decir de la falta de iluminación en esta zona. La Municipalidad de Recreo en conjunto con el Gobierno de la Provincia deberían reforzar el trabajo de calidad para que las casas del Instituto Provincial de la Vivienda IPV sean duraderas.

El Estado no debería continuar con la realización de acciones que se hacen a las apuradas, además de que se hacen mal. Otra situación más que sirve solo politizar, con cada accionar de los funcionarios se pierde el sentido de las políticas públicas a largo plazo. Un ejemplo claro de lo que sucede con las inversiones del Estado se conoció la semana pasada sobre las irregularidades y la poca transparencia del IPV.

El drama de las casas adaptadas rebalsó los compromisos políticos y familiares y ganaron los casilleros disponibles en Tinogasta. Al momento se supo que se especula con una entrega simbólica y a las apuradas de las viviendas por las autoridades. Los vecinos y sus reclamos que nunca llegan a ser escuchados manifiestan que las casas tienen infinitas falencias: las puertas no cierran, las aberturas no están terminadas, son entregadas sin servicios, entre otras.