Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Año Mariano

Información general

En el Día del Milagro, el Obispado recuerda el sismo de 2004 y ora por la pandemia

El Obispado de Catamarca y los fieles dieron gracias a la Virgen del Valle por su protección.

En el marco de la situación por coronavirus que está movilizando a todos los catamarqueños y al mundo, el Obispado de Catamarca realizó la Santa Misa en memoria del episodio sufrido hace poco menos de dos décadas en este territorio. Ante el recuerdo del sismo de 2004 y en el Día del Milagro, Mons. Urbanc invitó a los fieles a unirse en una súplica agradecida y clamorosa a Dios, para que, como aquel entonces, se pueda superar esta pandemia.

Desde el Obispado de Catamarca afirmaron que los fieles dieron gracias a la Virgen del Valle por su protección a 16 años del sismo y a través de un contexto diferente al de años anteriores. Ayer a la mañana, los catamarqueños participaron desde sus hogares de la acción de gracias a Nuestra Madre del Valle. A las 8.50 h, las campanas de la Catedral Basílica y de los templos de toda la diócesis echaron a vuelo de gratitud a la Virgen Morenita, a quien pidieron su intercesión ante Dios para que pase pronto esta pandemia.

Minutos después, 8.53 h hora en que se registró el movimiento telúrico, comenzó la Santa Misa que estuvo presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc. La celebración fue realizada en el Altar Mayor de la Catedral Basílica y Santuario de Nuestra Señora del Valle, sin la presencia de fieles debido al regreso a Fase 1 del ASPO. Los ciudadanos siguieron esta misa a través de las redes sociales y la transmisión de algunos medios de comunicación de Capital y del interior de la provincia.

En su homilía, Mons. Urbanc expresó: “Hoy nos hemos congregado en este templo vacío, físicamente, de nuestros hermanos que hubiesen querido estar, pero sí lo están espiritualmente”. Al momento reflexionó sobre estos dos hechos aludiendo a dos fuerzas invisibles que sobresaltan al pueblo. Mons. Urbanc agregó: “Tenemos que pensar qué nos quiere decir Dios, qué tenemos que cambiar. Qué tenemos que modificar en nuestras conductas, cómo tienen que ser nuestras relaciones”.

El Obispo llamó a depositar confianza en Dios en estas circunstancias, como protegió hace 16 años: “El Señor está con nosotros, lo experimentamos, lo vemos; y tenemos que ser agradecidos”. Hacia el final de su predicación, señaló: “Que se eleve una súplica agradecida y clamorosa a Dios, Nuestro Señor para que podamos superar esta pandemia, y salir de esto con la experiencia de que siempre es necesario para el ser humano estar con Dios”. Antes de la bendición final, se realizó el acto de consagración con el himno a la Virgen Morenita.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *