Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Arévalo
Arévalo

Política

Arévalo salió del grupo

El dirigente se enojó con los integrantes del FUSSI.

Los tiempos han cambiado mucho. La pandemia puso de relieve la importancia del mundo virtual. Quedarse en casa potenció, apuró, acentuó la participación del ciudadano en las redes. Hoy salir de un grupo de WhatsApp se considera un hecho político de una relevancia no concebida hasta hace apenas un año. Por caso, el sindicalista Walter Arévalo del SOEM Capital al parecer pegó el portazo en el Frente de Unidad y Solidaridad Sindical (FUSSI), la pregunta es por qué.

Sucedió en el marco de la convocatoria del Gobierno que conduce Raúl Jalil a todos los gremios por el aumento salarial del 21% tras el acuerdo con la Policía. El Secretario general del SOEM intentó liderar una nueva protesta pero los demás sindicalistas que integran el FUSSI le hicieron un vacío porque no compartían movilizar gente justo cuando las autoridades provinciales estaban convocando para dar a conocer la propuesta y aprovechar para meter temas pendientes.

De todas formas, volviendo a la conversación virtual -y escrita porque queda registrado en el teléfono-, a Walter Arévalo se le habría escapado que las reuniones del FUSSI eran una pérdida de tiempo. Otro error político del gremialista del SOEM capital fue deslizar comparaciones sobradoras sobre los números de afiliados y/o la cantidad de gente que puede movilizar cada gremio, algo que solo podría servir para su propio ego pero que no explica las realidades de otros ámbitos.

Sin duda son liderazgos distintos. El estilo de Arévalo no es el de los demás sindicalistas. Se puede compartir o no, ese es otro tema. Cada uno lleva agua para su propio molino. La cuestión es que tampoco Arévalo pudo imponer esa conducción más dura o de choque. La negativa a volver a las protestas sin eco habría motivado que el dirigente municipal se fuera del grupo de WhatsApp del FUSSI se tomó como un alejamiento, atento además a que había faltado a las últimas reuniones.

En una negociación se tensa y se afloja, no se puede tensar todo el tiempo. La rigidez implica chocar con todo lo que se cruza o acomodar la realidad a la perspectiva individual. La soberbia de refregarles a los otros sindicalistas no tuvo en cuenta la susceptibilidad y trayectoria de cada dirigente. No se trata de quién la tiene más larga sino de tener la capacidad de liderar observando que cada eslabón es importante, sobre todo el más débil. Al revés.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *