Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Desarrollo Social
Desarrollo Social

Política

Intocable en Desarrollo Social: La hija de…la novia de

Desarrollo Social tiene mucho para decir.

El hecho dramático de la mujer que se quemó a lo bonzo puso de relieve aspectos que se mantenían con recelo o cierta reserva en Desarrollo Social. La funcionaria que bloqueó a María Rivero y precipitó la decisión de quemarse es “la hija de” y “la novia de” por eso se cree intocable. Efectivamente, la secretaria de Inclusión y Economía Popular, María Argerich, es hija del ex diputado Hugo Argerich (hoy en el Tribunal de Cuentas) y la novia del diputado Armando Zavaleta.

Es curioso cómo reaccionaron las feministas y fanáticas vinculadas al gobierno de turno, incluidas diputadas peronistas. Se solidarizaron con la funcionaria Argerich dándole fuerza y no se acordaron de la mujer que pelea por su vida en el Hospital San Juan Bautista y que yace pegada a un respirador artificial al borde de la muerte. Esa actitud selectiva es la que pone en duda las verdaderas intenciones de solidaridad, sucede cuando el objetivo principal se politiza y se echa a perder.

Argerich podría ser excelente funcionaria desde el punto de vista técnico pero hacen falta otras aptitudes y actitudes para formar parte del equipo del ministerio de Desarrollo Social. Es un área muy sensible donde se necesita mucha empatía con la gente. No todo es número en la vida, menos en un organismo que el Peronismo se jacta de comandar a la par de los necesitados o excluidos del sistema.

Así como sucedió en otros organismos y te lo contó El Aconquija en otros informes, Desarrollo Social se llenó de militantes, el problema es que no están preparados para tratar con ese tipo de público. La desesperación lleva a actuar de manera imprevisible, como le sucedió con la mujer que se prendió fuego. Para la selfie con mercadería del Ministerio están todos prestos pero cuando se quemó María, aún con un montón de profesionales y funcionarios “sensibles” en el CAPE, nadie hizo ni dijo nada.

María Argerich la tiene clara. Ser “la hija de” y “la novia de” tiene sus ventajas o privilegios por eso mantiene esa actitud amenazante y soberbia. Quién podría animarse a sacarla del cargo si el padre es un reconocido militante que cayó parado en el Tribunal de Cuentas. Además el noviazgo con el diputado Zavaleta le da un plus que refuerza la idea de que la preparación puede ser un mero complemento cuando se tiene banca política o un buen patrocinio, que para estos jóvenes dirigentes es lo importante.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *