Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Catamarca
Catamarca

Información general

Catamarca: Hospital a cargo del chofer de la ambulancia

De no creer, el hospital de Antofagasta de la Sierra en una situación inesperada.

En una localidad del interior de Catamarca un hospital quedará en manos del chofer de la ambulancia por “amistad” o “afinidad política”. Los directivos responsables deben viajar y, si bien hay otros profesionales para quedar a cargo del nosocomio, el amiguismo o las cuestiones políticas terminan desvirtuando una situación local sensible para la comunidad cuando estamos en emergencia sanitaria en medio de una pandemia. ¿La ministra Palladino no sabe?

El correo de lectores de El Aconquija nos alerta de otra preocupación social. El diario ha servido para canalizar, corregir e incluso impedir que verdaderas barbaridades se materialicen. En ese sentido ojalá que la ministra de Salud de la provincia, Claudia Palladino, tome cartas en el asunto. Sin duda la titular de la cartera sanitaria ignora que tamaña responsabilidad será delegada al chofer de la ambulancia ¿cómo podría conocer y permitirlo?

Según nuestros lectores, dos médicos de Antofagasta de la Sierra se ausentarán del departamento por lo que a partir de este lunes el Hospital quedará bajo las directivas de uno de los choferes de la ambulancia habiendo radiólogo, obstetra, y otros agentes sanitarios pero como no son “amigos” de las autoridades fueron dejados de lado. De manera que desde esta semana a cargo del hospital estaría un sujeto de apellido Dávalos, chofer y muy íntimo de las doctoras que tuvieron que partir.

La salud de la Catamarca profunda es un viejo reclamo. Con la pandemia se enviaron ambulancias nuevas como para reconocer la problemática ante una sociedad que se cansó de mendigar para tener lo básico en los hospitales. Mandaron unidades compradas en Automotores Jalil, otro negocio de la familia del Gobernador pero faltan recursos humanos. Incluso departamentos mineros importantes (Andalgalá, Belén, Tinogasta, Santa María) no tienen terapia intensiva.

Preocupa que el hospital de Antofagasta quede en manos del chofer pero más grave es que en el pueblo no queden médicos. Por caso, también en Fiambalá el hospital sigue a cargo de una estudiante de enfermería que se hace llamar licenciada. En Andalgalá un médico es acusado de salir a pinchar ruedas, incluso gomas de la ambulancia. La doctora Palladino parece que desconoce muchas cosas, podría comenzar por leer El Aconquija hasta que mejore la comunicación oficial.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *