Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
CAMYEN
CAMYEN

Información general

Descontrol: Camioneta de CAMYEN usada para ir a comprar facturas

Las imágenes llegaron al correo de lectores de El Aconquija.

Cuando los controles no son buenos o no se toman en serio, el descontrol con el parque automotor se acrecienta al punto creer que las camionetas oficiales son de los funcionarios, por supuesto el combustible también. Hoy domingo Día de la madre, un vehículo de CAMYEN usado por un empleado para ir a comprar el pan. De vestimenta cómoda y relajado, el responsable de la camioneta hace sus trámites personales. Que alguien despierte al presidente de la empresa, Guillermo Haddad, para que se entere lo que sucede con los bienes y recursos del Estado.

Es curioso como en fechas festivas o fines de semana largo, algunos entienden que está todo permito. Incluso la pandemia desdibujó aún más los límites que ya venían borrándose con el mayor de los descaros por parte de las autoridades en relación con el uso y bienes del Estado. En este sentido el Correo de lectores de El Aconquija ha servido para contener el desmadre que hacen gobernantes que interpretan erróneamente que la sociedad les dio un cheque en blanco e impunidad total.

CAMYEN es una empresa creada en la primera gestión de Lucía Corpacci, fue subsidiada con millones de pesos porque no se sostenía sola con la venta de la rodocrosita. Ahora en la administración Jalil aseguran que no da pérdidas pero no solo no se ve un aporte importante a la comunidad de Andalgalá sino que las camionetas se utilizan para ir a comprar facturas para comer en la casa del funcionario o empleado. Ya que estamos, podrían inventar algo para simular que andaban trabajando el Día de la madre, urgente organizar algo.

Le dieron una lavada de cara a CAMYEN pero no funciona como una empresa eficiente y solidaria. De hecho, sirve para albergar ñoquis y hacer negocios personales con la compra de insumos para el yacimiento que se encuentra en Capillitas. Con el sueldo que gana, el presidente de la empresa es el único que hace la diferencia con la rodocrosita, lo demás son migajas que caen de la mesa para engañar a los ilusos con un discurso minero que no tiene realidad.

Hay infinidad de ejemplos de vehículos oficiales e incluso ambulancias que se usan para “todo andar”. Funcionarios tienen sus autos pero no gastan ni cubiertas ni mucho menos combustibles. Para qué, si la camioneta del Gobierno está afuera y es de libre disponibilidad. Con estas actitudes la gente confirma que la desesperación por colgarse de una teta del Estado tiene sentido, solo hace falta ser obsecuente, fanático y defender lo indefendible, aun cuando los logros oficiales son tan flacos como carne de la zona.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *