Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Penal
Penal

Información general

Otro curro: el templo en el Penal

Se fue el ex director Daniel Romero eyectado por la explosión de casos de covid-19 sin aclarar muchas cosas.

El Penal siempre fue una caja negra. La producción de los internos y el manejo de los elementos que se producen ahí no tuvieron nunca transparencia. Se fue el ex director Daniel Romero eyectado por la explosión de casos de covid-19 sin aclarar muchas cosas, entre ellas las donaciones para el templo que se levanta en el Servicio Penitenciario de Miraflores. Aparte de los aportes de individuos e instituciones, se lanzó un Bono Contribución Pro-Templo que se sorteó hace poco. Kotler fue uno de los dadivosos, no solo para terminar la iglesia sino que también donó premios para cenas en el Servicio Penitenciario Provincial de Catamarca.


De acuerdo a la información a la que accedió El Aconquija, con el objeto de tener un lugar específico donde celebrar misa o ir a orar buscando la reconversión de los presos desde el punto de vista religioso, se encaró una capilla que aún no se termina. Con todos los aportes que se hicieron ya se tendrían que haber hecho varias estructuras para la reflexión. Igual, continúan en esa dirección sin llegar a cumplir el objetivo, enteran y por alguna razón des-enteran. Si ocultan que salen los presos vip, qué se puede esperar del manejo económico del Penal.

El Bono Contribución Pro-Templo que se sorteaba el pasado 8 de octubre por Quiniela Provincial Nocturna contaba con los siguientes premios: 1) 100 Block 2) Un lechón 3) Una caja de pollo 4) Asado para 6 personas 5) Una canasta familiar. Se trataba de un Bono contribución “para solventar gastos del Pro-Templo del Servicio Penitenciario Provincial, Pastoral Penitenciaria”. El valor del bono era de 100 pesos.

El dichoso templo ya tuvo varias donaciones, entre ellas la del empresario multimillonario Raúl Kotler. Los gestos de la familia proveedora del Estado hace al Servicio Penitenciario se incrementó mientras Elian Kotler, hijo de Raúl, condenado por matar a Pablo Camaño, se encontraba alojado en el Penal. Hoy está con domiciliaria, así que se acabaron las donaciones. Lo tragicómico es que Kotler estaba dispuesto a poner plata para cualquier cosa en el Servicio Penitenciario. Igualmente, se negó explícitamente a resarcir a la familia de la víctima (Pablo Camaño). Sin ir más lejos, Kotler regaló una moto para sortear entre los guardiacárceles a cambio de trato diferencial para Elian.


Las autoridades provinciales y en particular del Servicio Penitenciario creen contar con el desprecio de la sociedad hacia los presos por los delitos cometidos. Aprovechan el contexto de encierro, sumado ahora a la excepcionalidad de la pandemia, para hacer de las suyas. Están convencidos de que no trascenderá pero los internos y los guardiacárceles expuestos al Covid-19 comenzaron a romper el silencio. Dejan filtrar información que puede comprometer aún más a los responsables de manejar la institución.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *