Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Jalil

Opinión

Regalar perfumes caros no significa fidelidad

La alianza entre Jalil y Córdoba tiene dos lecturas.

El anuncio por las redes sociales del intendente Eduardo Córdoba de la pavimentación a Choya y a Villa Vil como una gestión propia agitó el avispero político. Una alianza del intendente radical y gobernador Raúl Jalil por obras y plata para los sueldos tiene al menos dos lecturas: 1) Continuidad del radicalismo en Andalgalá por 8 años con entierro del peronismo local y 2) un acuerdo tácito o explícito entre Córdoba y Jalil por Agua Rica.

La apropiación política de la obra pública de Provincia le permitiría al intendente repetir el mandato. Si bien son fondos provinciales (para plaza y rutas), terminaría capitalizando políticamente Córdoba, sobre todo si el intendente se endilga la gestión (mentirita piadosa), a sabiendas o con permiso de Jalil, aprovechando que la mayoría no distinguen de dónde provienen los recursos, más bien lo relaciona con la autoridad inmediata, en este caso el intendente.

Este gesto de Raúl no podrá ser jamás gratuito (favorecer la continuidad de Córdoba en la comuna andalgalense a fuerza de obra pública y plata para sueldos) sino que exigiría una retribución no menor. Lo que más le interesa a Jalil de Andalgalá es Agua Rica. En el medio, el peronismo andalgalense debe ser sacrificado en nombre del “progreso”. La obra pública significa trabajo y el principal argumento de los impulsores de Agua Rica es “sí al agua, sí al trabajo”.

Para la mayoría, importa poco quién se lleve los laureles, de hecho la remodelación de la plaza era un proyecto del peronismo en campaña que hoy se materializa con un intendente radical y un gobernador peronista. Sin embargo, el hospital de Andalgalá no tiene para darle de comer a los internados y al personal de salud. Nación no es ajena a lo que sucede en la provincia en general y en Andalgalá en particular. El corpaccismo y el albertismo siguen de cerca la relación no exenta de polémica. Hoy en Infobae ya se anunció un vínculo directo entre el Gobierno central y los municipios, como en la época de Néstor.

Esta injerencia o intromisión de Provincia para direccionar el resultado electoral “a favor de” o “en contra de”, e incluso promocionar la minería, atraviesa a todos los andalgalenses. La jugada es de alto riesgo. El jefe comunal andalgalense tiene tiempo para cumplir con su parte del compromiso. Como sabemos, en política (mundillo de las traiciones por excelencia) -tal como en la vida real-, una cosa es estar de novios, otra tener un amante y otra casarse. Regalar perfumes caros no significa fidelidad.


Por Juan Carlos Andrada
Especial para El Aconquija

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *