Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Hualfín

Opinión

Cuando los políticos no se bajan de la 4X4 ni se sacan los lentes negros

Los vecinos de Hualfín están molestos con el intendente Marcelo Villagrán.

Los vecinos de Hualfín están molestos porque el intendente Marcelo Villagrán empezó la intervención a la plaza de la localidad y quedó peor que antes. La falta de planificación hizo que el jefe comunal largara solo para la foto pero no estaban los fondos o desviaron esos recursos sin aclarar dónde ni por qué. Tanto que se promociona el turismo, en la Plaza de Hualfín los visitantes podrán ir a darse un buen baño de tierra si la tarde es ventosa como muestra la imagen.

Tierra suelta y sin forestación. Caballos, yeguas y toda la familia equina en el principal paseo público de Hualfín. Son lugares “bellos por naturaleza” pero abusar de ese eslogan hace que los fanáticos vean “saludable” el polvo en suspensión y “lindo y seguro” a los animales sueltos en la plaza, todo con el objeto de justificar la desidia oficial y la incapacidad de terminar una obra tan simple como una plaza.

Ahora que se puso de moda tener plaza nueva, tal vez Hualfín pueda por fin sumarse a la “onda placera” y concluir la obra que comenzó Villagrán. Pasa que los intendentes muchas veces están en modo “placentero” o “cómodo”, que no es lo mismo que placero. La “comodidad” es mala consejera, es como la “vagancia”. El relajamiento en el poder hace que “de lo mismo” terminar o no, que los vecinos tengan plaza o no, que tengan trabajo o no, que tengan futuro o no.

Las comparaciones son odiosas pero los pueblos vecinos hicieron su placita y la tienen linda, a diferencia de Hualfín de Villagrán. Si vale el ejemplo, deberíamos tener en cuenta lo que sucedió con Catamarca y las provincias vecinas. Salta, Córdoba, La Rioja, Tucumán, Santiago cada uno de estos distritos nos sacaron una pequeña ventaja turística o productiva anualmente y hoy los catamarqueños estamos últimos en casi todo. Hay una sana competencia que nos hace mejores.

Hay que dejar los slogans autoconvincentes o complacientes de que somos los elegidos de Dios y que por eso tenemos garantizado el éxito. Las cosas se logran con ideas y trabajo, más continuidad. Es decir, planificación del trabajo y constancia en esa misma línea. Específicamente en Hualfín, parece que ni el intendente ni los funcionarios van a la plaza, no caminan el pueblo. Y si van, no se bajan de la 4X4 ni tampoco se sacan los lentos negros.

Por Juan Carlos Andrada
Especial para El Aconquija

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *