Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Comedores
Comedores

Información general

Comedores cerrados: partidas atrasadas y no hay quién firme expedientes

El hambre no puede con la burocracia del ministerio de Rivera.

Los comedores que dependen del PIO están parados. No están dando de comer por varios motivos: Pago atrasado, no hay quién firme expedientes (dicen) y el monto que se da por beneficiario. Con 15 pesos por persona y la carne picada común a 450 pesos ya no se sabe qué cocinar. El atraso es de aproximadamente 3 meses. Falta pagar septiembre, octubre y noviembre. Además desde el ministerio de Desarrollo Social pusieron en duda la partida para diciembre.

Los dirigentes y mamás que se encuentran al frente de estos comedores comunitarios no saben qué hacer debido a que el hambre no puede con la burocracia del ministerio que conduce Marcelo Rivera. Lo último que se depositó es agosto. Falta setiembre, octubre y noviembre. Tres meses de atraso como si el hambre pudiera esperar. Transitamos diciembre y las novedades no son buenas para los pobres e indigentes de Catamarca.

Muchos meses de atraso en el desembolso de partidas implica que el comedor tenga que parar indefectiblemente. Pero lo más grave son las respuestas oficiales cuando desde el interior o capital pueden comunicarse con el Ministerio. Sobre la demora, es “normal”. Y en cuanto a la razón de por qué no salen los expedientes, les contestan que “no hay quién firme” la documentación o autorización (María Argerich está de licencia por duelo).

Es decir que, ante un inconveniente, pérdida o necesidad de una autoridad absolutamente comprensible, el tema es que el área de Desarrollo Social no tiene alternativa para que la gente siga comiendo. La burocracia, el tiempo de pago entre una partida y otra, el monto para cada beneficiario deberían encontrar otros canales más relacionados con la eficiencia porque no se trata de la demora en la construcción de canales cuneta sino del sustento diario de muchísimos catamarqueños.

Asimismo, hay comedores infantiles que dependen de los municipios, pero que funcionan con recursos y mercadería de la Provincia que tampoco está llegando a los barrios. No se sabe si la mercadería llegó y el intendente del lugar la repartió en otro lado, o si nunca llegó de Provincia por eso el intendente no lo repartió en los barrios. La duda y la falta de información es parte del problema, total, el pobre puede esperar y tampoco necesita saber cuándo volverá a comer.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *