Connect with us

Hola, ¿Qué estás buscando?

El Aconquija
Capayán
Capayán

Información general

Capayán: familia quedó aislada pero no recibió ayuda porque el delegado andaba en el Carnaval

Es costumbre de funcionarios y políticos tomarse el feriado largo o desaparecer.

Susana Ortiz se encuentra con su esposo e hijos aislados en Capayán por ser contacto estrecho de un caso positivo de Covid-19. Tras ser notificada de esta situación, solicitó asistencia oficial pero nadie se hizo presente por el fin de semana largo. Parece que el delegado estuvo festejando el Carnaval y aún no se recupera porque no pudo llegar todavía por el domicilio de esta familia. El informe de El Aconquija.

“Fuimos por tres días y cuando volvimos nos aislaron por contacto estrecho. Estamos acá, no podemos salir a ningún lado a comprar lo que necesitamos para sobrevivir. Una sola vez el intendente mandó un bolsón. Llamamos al delegado de Capayán para pedirle por favor que nos traiga alimentos pero no apareció nadie”, dijo la mujer relacionando la ausencia oficial con el fin de semana largo de Carnaval.

“Nadie se hace presente para preguntar si necesitamos algo”, expresó Ortiz a los medios locales. Lo que le sucedió a esta familia de Capayán no es extraño. Muchos catamarqueños a lo largo y ancho de la provincia fueron aislados y tuvieron serios inconvenientes para sobrevivir porque nadie les acercó nada. Si no fuera por la solidaridad de los vecinos, muchos habrían roto el aislamiento porque tampoco pueden estar sin comer, sobre todo si hay bebés o menores.

También es costumbre de funcionarios y políticos, en este caso un delegado, tomarse el feriado largo o desaparecer como si la necesidad tuviera los tiempos de la burocracia o como si el hambre desapareciera un lunes y martes feriado para reaparecer el miércoles cuando la actividad oficial vuelve a la normalidad. Los políticos olvidan que son funcionarios las 24 horas los 365 días del año donde la vocación de servicio es clave.

Muchos hombres y mujeres con responsabilidad institucional comenzaron a ponerle días y horarios a la comunicación con la comunidad. Así, no quieren que los molesten los fines de semana, porque atienden de lunes a viernes, o piden expresamente por las redes sociales que no llamen después de las 23 horas porque no van a atender. De manera que la urgencia del vecino debe adaptarse a la “comodidad” de los funcionarios. Lo recordamos para que sepan que no deben molestar un domingo cuando el político está haciendo un asado con la familia y amigos. ¡Desubicados!.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code