En un año crítico, 250 mil pesos cuesta al Estado cada capacitación en Catamarca

Foto: Facebook Oficial Raúl Jalil.

En un momento en donde ahorrar es fundamental en la provincia, se realizan cursos para dirigentes políticos por cientos de miles de pesos.
<a href="https://elaconquija.com/catamarca/2019/10/20/en-un-ano-critico-250-mil-pesos-cuesta-al-estado-cada-capacitacion-en-catamarca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-20T19:06:19-03:00">octubre 20, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-20T19:06:20-03:00">octubre 20, 2019</time></a>

Se dio a conocer la aprobación de un decreto de capacitación de funcionarios del Gobierno de Catamarca, más específicamente, a nivel municipal. La propuesta se denomina “Programa de Desarrollo Directivo Regional” y es formulado desde muchos estamentos dependientes de San Fernando del Valle de Catamarca.

Varias subsecretarías de la intendencia de la capital catamarqueña, Raúl Jalil, están involucradas en estas capacitaciones. Sin mencionar que se puso en marcha mediante un decreto de la máxima autoridad en San Fernando. Llama la atención este tipo de actividades porque son un gasto para el Estado enorme, dado que se usa plata de la Municipalidad.

Lo que se paga por participante del curso es increíble, sobre todo teniendo en cuenta la situación financiera de Catamarca. Los montos van desde $250 mil hasta $370 mil, dependiendo de la distancia a la que se encuentren los concurrentes. Que implique mucha plata no significa que sea algo que de rédito a los ciudadanos de Catamarca. Ahí está la cuestión.

El intendente capitalino, Raúl Alejandro Jalil, y el secretario de Modernización y Desarrollo Económico, Emilio Ramaci Ahumada, firmaron la aprobación de dicha capacitación. Quizás sería una mejor idea destinar esos fondos públicos hacia el sector de Salud o Educación en la capital, que si bien no están en una situación tan crítica como en el interior, dejan mucho que desear.

Las prioridades de los dirigentes catamarqueños están puestas pura y exclusivamente en la política en este momento. En vísperas de elecciones presidenciales, cualquier mínimo aspecto desde el que se pueda hacer política es bienvenido. Lo lamentable es que todo esto se hace en base a la plata del ciudadano común, quien luego sufre las consecuencias de estas “prioridades”.