Incendio en el I.P.V. de Catamarca: se desconoce la magnitud de los daños en documentos

Foto: El Aconquija.

El desastre habría sido producido por un error en un trabajo de soldadura durante la colocación de un entrepiso.
<a href="https://elaconquija.com/catamarca/2019/10/22/incendio-en-el-i-p-v-de-catamarca-se-desconoce-la-magnitud-de-los-danos-en-documentos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-22T15:55:43-03:00">octubre 22, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-22T16:33:08-03:00">octubre 22, 2019</time></a>

Lamentable lo que pasó hoy en Catamarca. El Instituto Previsional de la Vivienda ( I.P.V.) del Cape donde se encontraban documentos de las residencias de la provincia ardió en llamas. Un terrible problema porque se perdió la memoria de aquellos trámites de hace años, todo lo documentado. La pérdida del archivo es algo grave, sino no se lo guardaría, ¿no?

No hay cifras oficiales acerca de las pérdidas de documentos durante el incendio, pero se estima que el daño fue mayúsculo. El archivo contenía información de los comienzos del Instituto en la provincia. ¿Qué va a hacer el Gobierno de Catamarca con todo lo perdido?¿ Hay versiones digitalizadas o algún otro soporte de esos papeles?¿Y si fue intencional? Esperamos que la rendición de cuentas no haya tenido nada que ver en esto.

En efecto, los documentos habían finalizado su traslado a principios de este año, por lo que hace poco residían en el edificio. Las áreas más afectadas fueron las de los papeles de la sección contable y de adjudicación. Habían archivos de más de 20 años de antigüedad en el sector, por lo que nos podemos hacer una idea de lo que se perdió en el incendio.

La llegada de los bomberos a la escena fue inmediata. Foto: El Aconquija.

Las irregularidades con las que contaba la obra arquitectónica con respecto a la prevención de estos accidentes y de seguridad en general fueron hechas públicas por empleados del lugar. De hecho, personal que se encargaba del archivo y de la documentación dentro del mismo declararon que el instituto no poseía un sistema de prevención de incendios reglamentario.

Es trágico que haya personas que llevan cerca de 2 décadas esperando su casa propia, y que por esto pudieron haber perdido su único respaldo ante esta situación. Su frustración y desconcierto deben ser enormes. Tampoco a los choferes empleados del I.P.V. les permiten ingresar al edificio por peligro de derrumbe. Una situación desesperante.