«El combate a la inflación que no está dando sus frutos»

«El combate a la inflación que no está dando sus frutos»

El economista Sergio Chouza brindó su mirada sobre el panorama y las perspectivas económicas del país. Él Consideró que la desconfianza de los mercados es uno de los factores que influye en la caída de la imagen del Gobierno de cara a las elecciones y aseguró que desde el Poder Ejecutivo aplican «un sedante de elefante» a la economía con las tasas de interés, para intentar controlar la crisis actual, según informa el diario El Intransigente.

El analista también se refirió al contexto económico de Argentina y las perspectivas de cara a las próximas elecciones. En este contexto, destacó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) «implica en un 45% su cartera de créditos con Argentina» y eso es una señal de respaldo del organismo con la administración de Mauricio Macri. De ahí parte la incertidumbre de lo que pueda suceder a partir de las próximas elecciones.

Respecto a esto, consideró que un Gobierno «discordante» con el de Mauricio Macri «seguramente las tensiones encrudecerían». «Me parece que la evolución de las encuestas, sobre todo si bien no es certeza para uno u otro lado, marca a las claras que hay un descontento a nivel interno con el programa de gobierno actual y eso el mercado lo ve y lo concediera», declaró.

«El combate a la inflación que no está dando sus frutos, incluso indicadores macroeconómicos en materia de empleo, de crecimiento, de la evolución de la industria, del ingreso y el consumo popular. Hay una consideración especial de que la macro encomia argentina no va bien y eso también pesa además del miedo a que pueda haber un cambio muy pendular en unos meses», dijo el economista.

Por su parte, Chousa se refirió a los anuncios del Gobierno respecto a una baja en la inflación para los próximos meses, y remarcó que con los niveles actuales del país es lógico que haya una desaceleración, porque la política «aplica un sedante de elefante a la economía que está asignado por intereses desorbitantes».

«Es una política monetaria sumamente receptiva, una asfixia monetaria bastante considerable sobre la economía que implica que no se emiten pesos ni siquiera teniendo un buen ajuste estacional en los periodos de mayor demanda. Entonces con este grado de restricción monetaria es difícil que los precios sigan creciendo en la velocidad que crecieron en los meses anteriores», detalló.

 A su vez, realizó un análisis de la situación del sector productivo que se ve afectado por las tasas de intereses en medio del contexto económico general, «La realidad es que no hay país del mundo que tenga estas tasas de interés. Cuando uno compara la situación inflacionaria, incluso previendo la situación de los últimos dos meses, igualmente seguimos en 25 puntos de tasas de interés real».

Por último, consideró que los niveles de interés significan una dificultad para cumplir con la meta fiscal sin que se dispare la inflación. «El huevo de la serpiente de toda esta cuestión es el proceso de recomposición tarifaria brutal que implementaron y eso tiene impacto inflacionario, tanto de forma directa sobre las tarifas que pagan los consumidores finales, como el sector de tercera ronda a través de los bienes manufacturados», finalizó el economista.