«El atacante no se comportó como un sicario»

«El atacante no se comportó como un sicario»

El perito forense Carmelo Nápoli analizó el ataque perpetuado contra el diputado Héctor Olivares y su asesor, Miguel Yadón: «El atacante no se comportó como un sicario porque usa su propia arma, su propio auto, y lo dejó en el lugar donde lo deja siempre».


El especialista en psiquiatría forense se refirió al accionar de los atacantes y analizó como la primera conclusión que se trató de un atentado programado, «sabían a quién buscaban, por dónde iban a pasar, estuvieron en el lugar varios minutos o tal vez varias horas. Y cuando ocurrió, los disparos fueron muy certeros».


«Sabían cuál era el objetivo y qué era lo que buscaban. Se habían preparado para eso, porque llevaban un arma que en estos casos es muy eficaz, un punto 40, es una pistola que tiene varios proyectiles en su cargador y tiene adicionales y los proyectiles son de mucho daño, de impacto certero y mucho daño», dijo en declaraciones a El Intransigente.


Por otro lado, se mostró sorprendido por la «frialdad» con la que se manejaron durante los minutos siguientes al ataque: «Lo hicieron con un auto que les pertenecía y lo dejaron en un lugar donde lo dejan habitualmente. La verdad que es como que de pronto los atacantes dijeran ‘no se preocupen fuimos nosotros’. Sabremos después por qué lo hicieron».


«Todo lo hicieron con mucha frialdad y conocimiento de lo que iban a buscar. Si el objetivo era matar al asesor, lo lograron. Y si el objetivo era el diputado, lo podrían haber rematado y no lo hicieron. Así que sabían perfectamente quien era el objetivo; el diputado estaba en la mira de la trayectoria de los disparos y no lo pudieron evitar», evaluó.


Por su parte se refirió al posible móvil de los hechos y, si bien no descartó nada, le parece difícil que se trate de algún móvil político. «Lo que se desprende de esto es una frialdad absoluta para cometer un crimen sin ser sicario. No estamos hablando de un profesional que lamentablemente se dedica a matar por encargo, acá estamos hablando de alguien que lo hace sin importarle las consecuencias y esto es lo que llama la atención».


Por último, el especialista consideró que una persona puede «utilizar elementos que no lo ubiquen en la situación que hizo», sin embargo, en este caso, no importó ocultarse sino el objetivo a eliminar. «No me parece que fuera ni siquiera un asesino, me parece que se transformó en asesino por algo y eso es lo que de alguna manera tenemos que investigar», finalizó.