Los créditos hipotecarios UVA

Los créditos hipotecarios UVA

Los créditos hipotecarios comenzaron siendo una salvación para las personas que decidieron tener su propia casa, pero, sin embargo, al tener una tasa variable, con la pérdida del poder adquisitivo del dinero, lo cual se da de manera reiterada en la Argentina, dificultó que la gente pudiera pagar el crédito en su totalidad. Esto se debe a que la inflación modificó notoriamente el precio del dólar, lo cual determinó la situación de las familias.

En medio de la campaña electoral, casi ningún candidato mencionó o expresó qué va a pasar con los tomadores de créditos hipotecarios. En este sentido, el colectivo «Hipotecados UVA» es uno de los que más visibilidad le da al reclamo que ahora aseguran «es el momento de exigir y sentar postura con los candidatos, porque si bien algunos se han manifestado en contra de los créditos, no han planteado una postura precisa o una plataforma de gobierno respecto a nuestra problemática».

Ante esto, reclaman un apoyo colectivo mayor para erradicar esta modalidad que depende de la inflación, un mal que la Argentina sufre desde hace décadas. «Queremos lograr el compromiso de todos los candidatos a nivel local, provincial y nacional. También el acompañamiento de figuras de la cultura, periodistas, deportistas», afirmaron en el último comunicado, según informó el diario El Intransigente.

De esta manera, hasta el día que se lleven a cabo las PASO rige una campaña a través de las redes sociales bajo los hashtags #YoVoto y #EliminaciónUVA. Al mismo tiempo, desde el colectivo remarcan que esta modalidad debe ser restringida porque es «un sistema perverso y usurero encubierto en una política pública de acceso a la vivienda», y agregan: «Si hay decisión política, esto se termina con una simple firma».

Compensación

El Gobierno nacional compensará a todos los deudores de créditos hipotecarios en UVA que entre octubre 2018 y diciembre 2019 hayan tenido aumentos en sus cuotas por encima de un 10% de lo que hubiera resultado actualizarla por el índice de salarios (CVS) por el plazo de 15 meses. Para ello, habrá un fondo de cobertura que incluirá tanto a quienes se endeudaron en esta modalidad como así también a quienes lo hicieron bajo el programa Procrear.

Ahora, para los nuevos préstamos hipotecarios, los bancos deberán hacer un aporte mensual obligatorio del 1,5% del monto de la cuota correspondiente, y todas las entidades estarán habilitadas a cobrar este cargo por separado a los clientes e incluirlo en la cuota mensual. En el caso de los créditos otorgados bajo la modalidad ProCreAr, habrá un fondo de cobertura a favor de todos los beneficiarios -detalla Ámbito- equivalente a 1,5% por cada una de las cuotas ya pagadas y otro equivalente al valor presente del 1,5% de todas las cuotas restantes.

Para acceder a la compensación habrá que tener estos requisitos:

-Haber tomado créditos ajustables por UVA por montos que, al momento del desembolso, no hayan superado el equivalente en pesos de 120.000 UVA
-Haber destinado los créditos a la adquisición de una Vivienda Familiar, Única, Permanente con un valor de compra o tasación inferior a las 140.000 UVA
-Que en este momento no sean propietarios o copropietarios de otro inmueble

Confirmado esto, tanto para los beneficiarios ProCreAr como deudores por viviendas de hasta 140.000 UVA, se desembolsará a cada banco el total de fondos necesarios como para acreditar en la cuenta de cada beneficiario la diferencia entre la cuota convenida con el banco. De esta manera, el Gobierno hace oficial una solución a un problema creado por el mismo Gobierno que, pese a devolver el crédito, potenció un problema que puso en jaque a miles de familias.

Aumentos

Un préstamo obtenido en mayo de 2016 tenía una cuota inicial de $ 6.153, pero luego en el mismo mes de este año ese pago tiene un valor de $ 15.212. Esto significa que dicho crédito implica un aumento mensual adicional de $ 9.059. Representando un incremento del valor de la cuota de poco más del 147%.

Según un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), de los tres años ya mencionados desde la creación de este tipo de créditos, es durante el último de ellos que se dio el aumento más importante. Esto representa un 55% de incremento, pasando la cuota de $9.870 a los ya mencionados $15.212 en los últimos doce meses.

Este tipo de préstamos nació en 2016 durante la gestión de Federico Sturzenegger en el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Tuvieron la intención de convertirse en préstamos hipotecarios a largo plazo para atacar la crisis de vivienda. Estos, se ajustan por inflación debido a la idea de que la misma disminuiría con el correr del tiempo.

Sin embargo, las previsiones no se cumplieron, y las tensiones de precios que se produjeron en los últimos años complicaron la viabilidad del pago para los tomadores de deuda hipotecaria. A su vez, esta realidad se potenció a causa de que el aumento de los salarios no logró compensar la suba del valor de las cuotas.

A esto se le suma el endurecimiento en las condiciones de acceso a los préstamos, que a su vez, devino en un ingreso restringido. Por un lado, está el aumento de la tasa de interés de parte de los bancos, como resultado de la devaluación del peso en los anteriores doce meses, y de las subas de tasas de política monetaria impulsada por el BCRA.

También en lo que respecta a la relación cuota-ingreso, se pasó de la afectación de las entradas monetarias demostradas en un 25% a la afectación de hasta el 30% por parte de algunas entidades financieras. Luego, se dio marcha atrás y aunque una familia estuviera dispuesta a aportar el 30% de su ingreso, la captación no puede superar la cuarta parte del dinero que posean en su haber.

El otro punto para considerar es el del precio de las viviendas. Desde el nacimiento de esta modalidad crediticia, las sucesivas devaluaciones incidieron en que, los precios del hábitat medidos en pesos registraran una considerable tendencia ascendente, esto es independiente de la evolución de los precios en la moneda norteamericana.