Según Amnistía Internacional, Google y Facebook configuran un “peligro sistémico” para los DD.HH.

El organismo elaboró un informe en donde advierten sobre las principales redes sociales.
<a href="https://elaconquija.com/ciencia-y-tecnologia/2019/11/23/segun-amnistia-internacional-google-y-facebook-configuran-un-peligro-sistemico-para-los-dd-hh/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-23T10:10:51-03:00">noviembre 23, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-23T17:18:14-03:00">noviembre 23, 2019</time></a>

Amnistía Internacional (AI) apuntó contra Google y Facebook y alertó que el modelo de negocios de estos dos gigantes de la tecnología que supone la “vigilancia omnipresente”, se convirtió en “un peligro sistémico para los derechos humanos de miles de millones de personas”. Al mismo tiempo, expuso que la funcionalidad de estas dos empresas es “intrínsecamente incompatible con el derecho a la privacidad”.

“Es intrínsecamente incompatible con el derecho a la privacidad y representa un peligro sistémico para diversos derechos más, como la libertad de opinión y de expresión, la libertad de pensamiento y el derecho a la igualdad y a no sufrir discriminación”, fueron las palabras utilizadas en el informe “Gigantes de la vigilancia”, según lo informó El Intransigente. Este estudio no solo se centró en Facebook y Google sino también en YouTube, Instagram y WhatsApp.

“Google y Facebook dominan actualmente nuestra vida, pues acumulan un poder sin igual sobre el mundo digital por medio de la recopilación y monetización de los datos personales de miles de millones de personas. Su control insidioso de nuestras vidas digitales menoscaba la esencia misma de la privacidad y es uno de los problemas de derechos humanos que definen nuestra época”, señaló Kumi Naidoo, secretario general de AI.

En esa línea, Naidoo añadió que “para proteger nuestros valores humanos básicos (dignidad, autonomía y privacidad), en la era digital es necesaria una transformación radical del modo en que las grandes empresas tecnológicas desarrollan sus actividades a fin de dar paso a una Internet basada en los derechos humanos”.

“Ya hemos visto que la enorme arquitectura publicitaria de Google y Facebook es un arma muy potente si cae en malas manos. No sólo puede hacerse uso indebido de ella con fines políticos, de consecuencias potencialmente desastrosas para la sociedad, sino que también permite todo tipo de nuevas tácticas publicitarias oportunistas, que hacen presa, por ejemplo, en personas vulnerables debido a enfermedades, problemas de salud mental o adiciones”, finalizó el secretario general del organismo.