La grave situación de las farmacias

La grave situación de las farmacias

En medio de una situación donde se puede destacar que en el país aproximadamente hubo 3 años de pérdida de los derechos de los adultos mayores, y según proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos para el 2019 con un número de 6.983.377 en cuanto a los habitantes de nuestro país mayores de 60 años, representando un 15,5% del total, siendo 43% varones y 57% mujeres.

En este sentido, la Confederación Farmacéutica Argentina (CFA) advirtió que la actividad de las farmacias se encuentra en un estado crítico y, además, expresaron que las ventas de medicamentos recetados cayeron 8% en abril haciendo una comparación el mismo período del año anterior.

«La situación es crítica debido al contexto económico en el país, y porque además tenemos que pagar los medicamentos para abastecernos en un plazo de quince días y las obras sociales nos pagan el reembolso en 60 o 90 días», comentó la presidenta de la Confederación, Isabel Reynoso.

Por esta línea, añadió que «por ahora, las farmacias resisten ajustando costos y vendiendo al fiado». Así, consideró que esto permite que no haya cierres masivos en los locales. Y agregó, que «en muchas farmacias de barrio se han abierto cuentas corrientes porque la gente compra fiado y va pagando el medicamento como puede».

«Así es muy difícil sostener la actividad, porque además no nos podemos financiar, ya que es imposible con las tasas de interés actuales. Desde la Confederación tratamos de dar un soporte a las farmacias, que son pymes o minipymes en su mayoría, buscando agilizar los cobros con adelantos de las obras sociales para salvar esta difícil situación», añadió su titular.

También, confesó que en muchos establecimientos del interior del país y en las farmacias de barrio la gente, al no poder acceder al medicamento, pide la venta por tabletas, y en muchos casos las personas «acceden al medicamento por la cobertura social que tiene y al dejar de tenerla, comprar un medicamento sin los descuentos es un impacto altísimo para el bolsillo».

«Para un jubilado, que tienen una canasta valorada en 30 mil pesos mensuales incluyendo el medicamento, muchos no cobran ese importe y se les hace difícil la compra del remedio que necesitan», finalizó respecto a que hubo un aumento de medicamentos esenciales utilizados para enfermedades cardiovasculares, los cuales han visto un ascenso sideral como el Sintrom con un aumento de precio de 784%.