Otra empresa víctima de la recesión

Otra empresa víctima de la recesión

«Ayer, a pesar del feriado, se conoció la caída de una empresa, Finpak, que fabrica termotanques en Catamarca», así dio a conocer la noticia David Cufré, analista político, miembro del panel del programa «Mañana Sylvestre». Esto es acorde a la situación de recesión que encuentra el país en un momento donde se encuentran las primarias dentro de poco más de un mes.


En este sentido, la planta de Finpak, productora de termotanques para la marca Rhemm, según informaron por medio de un comunicado institucional, dejará de operar y procederá a la desvinculación a 27 empleados, los cuales se desempeñaban dentro de la empresa. De esta manera, el cierre se vuelve efectivo, debido a la caída de producción.


En esta línea, la organización declaró que «el directorio de Finpak S.A., ha tomado la decisión de proceder al cese del proceso productivo y desvincular al personal de la empresa, abocado a la operación fabril. Dicha decisión es consecuencia de la persistencia de los abultados resultados negativos que ha arrojado la operación, el mantenimiento de la profunda caída de las ventas y las perspectivas de que esta situación no mejorará en el corto plazo».


La empresa que era controlada por la firma Garovaglio y Zocarrín (GYZ) presentaba problemas teniendo en cuenta que el año anterior había abandonado la fabricación de heladeras y reducido la cantidad de operarios que en ese momento contaba con aproximadamente 70 personas que dependían de la planta, los cuales tenían turnos de ocho a seis horas durante cada jornada.


A su vez, dentro del texto difundido desde la institución expresó que este proceso se debe a las «reiteradas suspensiones de la fábrica febril, apertura de procedimiento preventivo de crisis, despidos de personal, etcétera». Esto destaca la no mejora de los niveles de inventario y la suma de la disminución de la demanda de electrodomésticos del año 2018.


Según fuentes oficiales, la organización presentó al Gobierno de la provincia de Catamarca, un plan de adecuación de la producción, lo que implicaría una reducción de la carga horaria y modificaciones en la planta de empleados. En esta línea, desde los gremios involucrados manifestaron una preocupación por la estabilidad de los puestos de trabajo y aseguraron que están recibiendo ofertas para determinar un retiro voluntario.


Además, desde el Ministerio de Producción aludieron que la intención es intentar mantener a esa cantidad de personal y evitar el cierre total de la empresa que presentó un balance de junio de 2016, con ventas por 201 millones de pesos y una pérdida en el ejercicio por 14 millones.