Jorge Rial habló sobre las exigencias que tuvo en su casamiento

Jorge Rial habló sobre las exigencias que tuvo en su casamiento

El conductor de «Intrusos» reveló cuáles fueron sus tres pedidos especiales

Rial
Twitter de Jorge Rial

Jorge Rial y Romina Pereiro comenzaron una relación hace ya mucho tiempo, y es por eso que se animaron a dar el siguiente paso y dijeron «sí acepto» adelante de sus seres queridos para luego festejar su amor, y la nueva unión, en un salón de eventos ubicado en Villa Urquiza.

Los preparativos de la noche soñada estuvieron a cargo de Romina quien contrató a la ex de Diego Maradona, Claudia Villafañe, para que la ayude con la organización del evento que, si bien fue súper íntimo, tuvo todos los lujos y ningún imprevisto. Con alrededor de cien invitados, el festejo se realizó en el salón «El Abierto» de forma casi hermética, sin invitaciones a la prensa y una prohibición del uso de celulares durante toda la noche.

La intimidad, exclusivo pedido de la novia, estuvo a salvo. En los alrededores del lugar se montaron unos gazebos que le impidieron a aquellos periodistas y fotógrafos que hicieron guardia en la puerta, poder husmear lo que pasaba dentro del salón y filtrar información a la prensa. Sin embargo, como quien se casó es un periodista, supo ponerse en los zapatos de sus compañeros y junto a la novia posaron en la puerta.

Sin embargo, la noche del sábado ya parece lejana y el casamiento quedó atrás. Todo salió a la perfección para la pareja y es por eso que Jorge Rial se animó a contar algunas intimidades. Presente en «Intrusos» el conductor contó: “Yo pedí dos o tres cosas, porque todo lo organizó Romi«, y pasó a enumerar las tres exigencias que tuvo para su noche especial.

“Una fue la mesa de habanos y puros”, comentó. “Luego pedí que la mesa de tragos tuviera lo mejor de lo mejor”, continuó. Además hizo referencia al trato que pidió que se tuviese con la prensa, quienes esperaron en las calles de alrededor del salón de eventos y tuvieron preparada su propia mesa de catering, donde se les sirvió gaseosas y empanadas. Pero no solo tuvieron esa atención, sino que también el conductor intentó ser equitativo con todos: “Todos tienen las mismas fotos, nadie tiene la exclusiva”.