Las emotivas palabras de Marcelo Tinelli

Las emotivas palabras de Marcelo Tinelli

La esperada noche del aniversario número treinta del Bailando por un sueño fue, como era de esperarse, una superproducción espectacular. Después de una presentación con videos que pasaron por The Beatles y Freddy Mercuri, hasta escenas de películas famosas como El Padrino, aparecieron de repente los ganadores del concurso el año pasado, Sofi Morandi y Julián Serrano, y después les siguieron todos los concursantes de este año haciendo diferentes coreografías.

Y al finalizar la apertura, Marcelo Tinelli dijo unas conmovedoras palabras y quiso agradecer, uno por uno, a todos aquellos que lo ayudaron a ser quien es. «El programa y nuestra vida se entrecruzan permanentemente. De lo primero que me acuerdo y no me quiero empezar a quebrar, es de la imagen de mis viejos. Así que les quiero agradecer a Dino y a Chiquita… A mi mamá le decía Chiquita, porque no le decía María Esther», comenzó.

Y agregó: «A la época de Bolívar, el lugar que me vio crecer y al que voy a seguir volviendo. Ellos me enseñaron a luchar, a no bajar los brazos, a valorar el esfuerzo y el trabajo. Y estos valores me los traje en una valija, cuando me vine a Buenos Aires con mi viejo enfermo y una noche tuvimos que salir de apuro por una cirrosis que terminó con su vida en quince días. Pude aplicar muchas cosas que me enseñaron y por suerte tenían tanta razón».

«También quiero agradecer profundamente a mi familia. Acá esta mi mujer Guillermina Valdés. Gracias, mi amor. Es una mujer inteligente, hermosa y maravillosa. Todo lo que diga me va a quedar corto. Quiero agradecerle a mis hijos: a Mica, que para mí es Tuta; a Cande, que para mí es Lelé; Fran, para mí el Tiki; a Juani, para mí La pebe; y a Lorenzo, para mí Lolo. Y los hijos de mi mujer que son como mis hijos también. Este beso también para Dantu, Palo y Hele«, continuó.

«Siento que todos ellos son el verdadero éxito de mi vida y lo que más quiero en este mundo. Así que gracias de todo corazón por el amor incondicional que me dan cada día. Los amo muchísimo», aseguró.

Además dijo: «Y no me quiero olvidar de agradecerles a Sole y Pau, madres ejemplares de mi hijos. Para ellas sólo tengo palabras de elogios y en este momento las quiero recordar. Así que también un beso grande para ellas».