Santiago del Moro rompió en llanto durante su programa

La historia de una participante hizo que el conductor no pudiera contener las lágrimas
<a href="https://elaconquija.com/espectaculos/2019/04/30/santiago-del-moro-rompio-en-llanto-durante-su-programa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-04-30T17:13:28-03:00">abril 30, 2019</time></a>

Santiago Del Moro debutó en Telefe el pasado 8 de abril como conductor de ¿Quién quiere ser millonario?, programa que en un principio, se emitía de lunes a viernes, a las 21.15. Se trata de un formato de entretenimiento que nació en el Reino Unido en 1998 y que en la Argentina condujo, 18 años atrás, Julián Weich, por el entonces llamado Canal 13.

Se trata de un ciclo en donde los participantes compiten por un premio mayor de dos millones de pesos. Ellos se enfrenta a 15 preguntas, tienen 4 comodines, si se bajan en la quinta pregunta se llevan 30.000 pesos y en el caso de hacerlo en la décima, 180.000.

Detrás de cada participante, hay una historia, un motivo para estar allí. Del Moro, como buen periodista, siempre se encarga de indagar y conocer un poco sobre la vida de sus concursantes. Anoche, se vivió algo único hasta ahora, una de las competidoras hizo emocionar a todos, incluido el conductor, que no pudo contener las lágrimas.

Lis Caldas, una participante de General Pico, La Pampa, fue la responsable de la emotiva noche. “Vengo por mis hijos. Es una presión tremenda, espero no defraudar a nadie”, dijo la concursante. “Soy estudiante del Profesorado de Lengua y Literatura. En la semana voy a la universidad y el fin de semana me dedico a la venta de empanadas y pastaflora. Todas las madres hacemos lo imposible por nuestros hijos”.

Cuando ganó los primeros $10.000, contó: “Estoy separada, tengo tres hijos. Solo dos viven conmigo y uno con su papá”. Además, le mandó un mensaje a Max, el hijo del que está distanciada: “Le quiero decir que lo amo, como amo a sus hermanos. A los tres por igual, no tengo preferencia. Lo único que deseo es tenerlos a mis hijos en la mesa. Todos juntos como una familia que éramos. Max, espero que me escuches y sepas que mi amor nunca cambió”.

Santiago del Moro no pudo contener sus lágrimas y terminaron llorando ambos. Luego, a modo de broma le pidió a la concursante: “Te voy a pedir un favor, hacemela fácil a mí también. Sos una luchadora de la vida, me encanta tu garra”.

Luego, ella continuó: “Me asombra lo caro que es todo. Yo no aumento mis productos. Entonces no sé cómo equilibrar eso… Todo el tiempo me las ingenio. Llevo el bebé a la guardería, voy corriendo a la facultad de una punta a la otra. A veces no tengo tiempo y llego agitada porque tengo asma”.

“Si ustedes supieran con cuánto vivo. A veces uno hace una fachada y no es la realidad. Muy poca gente sabe lo que nosotros pasamos y lo mucho que me ha costado. Yo lucho por mis hijos, para darles de comer, para el bienestar de ellos, para que estén juntos. Son muchas presiones. Estudio porque fui tonta y no estudié antes. Estudio para progresar y para que mis hijos tengan un mejor porvenir”, señaló Lis.

Cuando llegó a ganar 180 mil y contó qué haría con esa plata: “Me anoté para llenar la heladera de mi casa. No pienso en viajes, en comprarme un auto. Cuando uno pierde mucho, valora aquello que no le daba bolilla porque estaba. Pero cuando no está, hace tanta falta que uno cuida y valora. Yo me prometí salir de esta. Este programa me está cambiando la vida”.