Fede Bal le respondió a Flavio Mendoza

Fede Bal le respondió a Flavio Mendoza

Como contamos anteriormente, a pesar de tener experiencia en la pista de ShowMatch, el debut de Fede Bal y Lourdes Sánchez, decepcionó bastante al jurado y recibió una crítica que llamó la atención. Luego de que Ángel de Brito, Flor Peña, Pampita Ardohain y Marcelo Polino hicieran su devolución, que sumó 18 puntos más el voto secreto de la actriz, el coreógrafo de la pareja optó por pedir la revisón del BAR.

Fue entonces que Flavio Mendoza sorprendió con un polémico análisis: «Me parece que el problema acá lo tiene el caballero. Creo que está 10 kilos arriba. Por ahí, cuando uno está fuera de training, cuesta mucho más. Más que excedido es como que uno se deja y volver es difícil».

«Sí, estoy un poquito excedido de peso, pero voy a estar mejor. O sea que más que excedido, ¿estoy dejado?», respondió el actor, con cierta risa nerviosa y antes de que Mendoza… sorpresivamente le subiera un punto a la pareja pese a la crítica devolución.

«¿Vos creés que ser gordo es un problema? Es un problema para la salud, no para trabajar. Yo te voy a explicar, yo soy una gorda, yo bailo, zapateo y hago muy bien flamenco, de toda la vida. Yo me pongo a la par de otra bailarina. Y si ensayo, bailo bien. Y soy gorda”, había manifestado Carmen tras las críticas contra su hijo.

Tras las palabras del coreógrafo, Fede decidió responder a través del programa «Los ángeles de la mañana». «No sé si tengo que bajar diez, me parece que es mucho. Para estar tallado como él tengo que hacer una vida que no hago. Yo me dedico a hacer un asadito, no sé si él hace un asado. Somos dos personas distintas”.

Evitando toda posible pelea, Bal pidió armonía: «No me voy a poner el cartel de ‘los gordos también podemos ser felices’. No me mandó a adelgazar, me vio un poco pesado y es una crítica constructiva. No hagamos una pelea, esto recién empieza», explicó.

Además, el actor aclaró que no se preocupa tanto a nivel estético por su figura y que tampoco es su objetivo tener un cuerpo tallado a mano como el de Flavio. Para finalizar, dijo: «¿Si trato de bajar? Trato de ser feliz. Ahora llego a casa y un whisky con coca me hago, o unas papitas con cheddar. Si quieren me como un pollito con un tomate abierto y orégano, pero es un poco triste».